¿Por qué Chile?

Tres décadas de libertad económica e incentivos al emprendimiento han hecho de Chile una de las economías más pujantes, estables y abiertas del mundo. La inversión extranjera es un eje fundamental de su desarrollo.

En este país empresarios y emprendedores de diferentes partes del orbe encuentran seguridad institucional, mecanismos jurídicos estables, claros e igualdad de trato.

Por sus condiciones, Chile es un sitio ideal para las actividades de empresas multinacionales, de astronomía e incluso para los estudios de Hollywood.

miércoles, 01 de julio de 2009  
foto por qué Chile - Negocios

La economía chilena se basa en una estabilidad sustentada en la fortaleza de sus instituciones y la responsabilidad de sus autoridades. La prensa especializada mundial y diversos organismos multilaterales han posicionado a Chile como uno de los países más confiables para invertir.

Es el caso del Foro Económico Mundial, que ubicó al país como el principal facilitador de comercio en América Latina, en la 19ª posición del ranking mundial entre 121 países. Una visión similar de Chile tuvo The Economist, que listó a Chile entre las 20 naciones más preparadas para hacer negocios entre las 82 principales economías del mundo.

La chilena ha sido catalogada como una de las economías que mejor han resistido la crisis financiera mundial desatada en 2008. Prueba de ello, es que ni el más pesimista de los análisis realizados hasta mediados de año por agencias reputadas le otorgaba una caída mayor al 1% en su Producto Interno Bruto (PIB).

Progreso sostenido

A principios de los 90, el retorno de la democracia significó para esta nación no sólo reivindicar su centenaria tradición republicana, sino que también el establecimiento de una amplia red internacional de acuerdos comerciales vigente hasta la actualidad sin precedentes, que en la mayoría de los casos también superan el ámbito netamente arancelario. Se trata de más de 20 tratados firmados con países como Estados Unidos y China y también con bloques, como el logrado con la Unión Europea.

Chile es un potente exportador minero y forestal, pero también un oferente validado internacionalmente en tecnología, desde los descubrimientos que permite el polo astronómico desarrollado en el árido desierto de Atacama hasta los videojuegos que se crean en pequeñas oficinas de Santiago, pasando por la rica actividad de todos sus científicos.

De la mano del progreso, han ido mejorando también varias de sus cifras macroeconómicas. Por ejemplo, la cantidad de personas bajo el umbral de la pobreza se ha disminuido hasta 13 por ciento en las dos últimas décadas y más de dos tercios del presupuesto público van a programas sociales. Asimismo el acceso de los jóvenes a la universidad se cuadruplicó de 1990 a la fecha, de un 10% a un 40%.

Un factor preponderante en el buen desempeño de la economía nacional han sido las políticas de austeridad implementadas desde el Estado en momentos de bonanza. Prueba de ello han sido los bonos soberanos colocados en el exterior con dineros provenientes de las remesas del cobre –el principal producto nacional- para redistribuirlos en tiempos de estrechez.

Las condiciones para la inversión en Chile son ampliamente reconocidas y van desde el moderno sistema impositivo para las empresas y la calificación de los recursos humanos hasta la conectividad que permiten su infraestructura y telecomunicaciones y la calidad de vida que ofrecen sus ciudades para el trabajo, el estudio o el turismo.

Para conocer más detalles sobre las características de la economía nacional, por favor visite la sección 10 ventajas para hacer negocios en el portal thisisChile.cl.
 

Destacado en Portada Principal

img_banner