800 corredores brasileños retaron al desierto de Atacama

Deportistas batallaron en el norte de Chile contra terrenos blandos, arenosos y rocosos.

lunes, 18 de marzo de 2013  
800 corredores brasileños desafiaron al desierto de Atacama

Por Gabriela Castillo*

Por segundo año consecutivo, el poblado de San Pedro fue el escenario escogido para realizar la Prueba Desierto de Atacama, una corrida de tres circuitos en la que participaron sólo competidores brasileños y algunos chilenos incluidos por invitación.

Bajo un intenso sol y en un ambiente cercano al cero por ciento de humedad, la jornada, que comenzó alrededor de las 7.30 de la mañana, contó con 800 participantes -300 más que en su primera versión-, de entre 18 y 60 años.

“Los cupos se cerraron rápidamente, en tan sólo 18 días”, señaló Euclides do Santos, director técnico de Mountain Do, empresa que organiza la carrera y que realiza otras siete más al año en Brasil, congregando a más de 21 mil personas.

Do Santos explicó que el interés de los brasileños por correr en el desierto, “se atribuye a las características tan particulares del lugar, entre eso, ser el lugar más árido del mundo”.

Ricardo Quiroz, presidente del Consorcio Social de San Pedro de Atacama, coincide con Do Santos, al señalar que “se eligió este lugar por ser un punto de contraste para los brasileños respecto de su clima”.

Calidad y matices

Así, en pleno desierto, los competidores debieron bordear salares, lagunas y montañas, recorrer lugares como el Valle de la Luna, Valle de la Muerte y las Tres Marías, combinando terrenos blandos, arenosos y rocosos.

“La mayor dificultad que se presenta en la prueba es la calidad del terreno y sus matices”, señaló Alex Tribuzy, uno de los felices competidores.

“Acostumbro fijarme retos y esta prueba cumple con eso. Estoy encantado con el pueblo, con la energía que se vive aquí”, agregó.

Quiroz destaca el beneficio que genera este evento en la comuna, explicando que “fueron más de 1.500 los turistas que recibimos, entre corredores y acompañantes”.

Además, estimó que la carrera generará un ingreso sobre los US$ 5 millones, “lo que nos favorece mucho al ser una comuna que, entre otras cosas, se sustenta del turismo”.

La prueba, que contempló tres distancias -42, 23 y seis kilómetros-, se efectuó a más de 2.400 metros de altura y tuvo 14 puntos estratégicos de distribución de agua, “especialmente, por las dificultades que se presentan con este clima”, precisa Do Santos.

Prueba extrema

Para Regis Haubert, competidor del circuito de 42 kilómetros, correr en Atacama resulta un desafío personal. “Superar mis límites en una prueba extrema es algo muy especial”, explica. Una experiencia a la que suma el descubrir un lugar totalmente diferente al que encuentra en Río de Janeiro, donde vive.

Entre los ganadores destacaron Cezer Batista, en los 42 kilómetros, y Jonathan Segovia, en los 23 kilómetros, único representante de San Pedro de Atacama en la prueba.


La alcaldesa de San Pedro, Sandra Berna, explicó que “esta carrera la queremos posicionar en temporada baja y de manera habitual en nuestra comuna”, agregando que “es el maratón más grande que se desarrolla en San Pedro, siendo beneficioso para el pueblo a nivel económico, social y deportivo”.

A contar del próximo año, la carrera abrirá sus inscripciones para todas las nacionalidades, incluyéndose en un circuito denominado Los Cuatro Elementos: tierra en el desierto de Atacama, Chile; aire en Machu-Picchu, Perú; agua en Florianópolis, Brasil, y fuego en Ushuaia, Argentina.


*Fuente: diario La Tercera

Imagen: cortesía Mountain Do

img_banner