Crean en Chile implante de piel producido con células del paciente

Tecnología de la Universidad de Valparaíso prescinde de injertos y resuelve múltiples afecciones. 

viernes, 05 de abril de 2013  
Crean en Chile implante de piel producido con células del paciente

Una revolucionaria propuesta en el enfoque terapéutico para tratar a pacientes que han sufrido deterioro de su piel, por enfermedades crónicas o accidentes, representa una aplicación de implantes producida en Chile a partir de células del propio enfermo e incorporados en innovadores biomateriales.

En las pruebas experimentales, el equipo de la Universidad de Valparaíso (UV) que desarrolla este proyecto ha obtenido exitosos resultados, mejorando exponencialmente la calidad de vida de los afectados, algunos con úlceras crónicas por más de 20 años.

“El implante puede ser utilizado en cualquier condición clínica que requiera cobertura cutánea. Hemos tratado casos con lesiones que no cerraban y provocaban mucho dolor, el cual disminuyó e incluso desapareció. Ahora, observamos piel donde antes había músculo expuesto”, narró la químico farmacéutica de la Facultad de Farmacia de la UV, Caroline Weinstein.

La académica que lidera el equipo científico a cargo de la investigación agregó que el resultado “es muy significativo, porque en poco tiempo se regenera una piel de excelente calidad cosmética, superando en algunos casos al autoinjerto”, gracias a lo cual el paciente puede continuar haciendo una vida normal incluso después de un accidente.

Dado que esta tecnología regenera dermis y epidermis, no requiere injertos adicionales y resuelve una amplia variedad de afecciones a la piel, entre otras ventajas, las que le valieron ser seleccionada por la Universidad de Stanford para avanzar a la segunda etapa en Silicon Valley.

Ahora, el objetivo del grupo encabezado por Weinstein es levantar capital y posicionar estos nuevos modelos de negocio, tanto dentro como fuera de Chile, para lo cual viajará a California para desarrollar habilidades orientadas al uso de técnicas para mejorar la llegada a los inversionistas y realizar contactos, reuniones de negocios e intentar captar recursos en Estados Unidos.

Para que el proyecto pase del papel a la realidad se requiere contar con una planta de producción farmacéutica que cumpla con las normas exigidas para el procesamiento de tejido del más alto nivel, con una inversión que bordearía los US$ 3 millones.


img_banner