Equipo integrado por chilenos descifra genoma del durazno

Descubrimiento permitirá obtener mayor calidad y mejor vida tras la cosecha en varios tipos de fruta.

martes, 09 de abril de 2013  
Equipo integrado por chilenos descifra genoma del durazno

Luego de casi tres años de trabajo, un consorcio internacional integrado por cinco científicos chileno descubrió que 27.852 genes componen el código del durazno.

La iniciativa permitirá ahondar en las características de otras especies pertenecientes a la familia de las Rosaceae, como cerezos, almendros, damascos, manzanas, frutillas, ciruelas y frambuesas.

En este esfuerzo, participaron investigadores provenientes de 25 laboratorios de Estados Unidos, Italia, Francia, España y Chile, entre ellos, el director del Centro de Biotecnología Vegetal de la Universidad Andrés Bello, Ariel Orellana.

Según explicó, el durazno se ha transformado en un modelo para el estudio de otros frutales y agregó que “la secuenciación de su genoma es un hito a nivel mundial que, entre otras cosas, confirma que los investigadores chilenos podemos trabajar a la par con científicos en el extranjero”.

Aunque parece un avance muy específico, permitirá generar herramientas moleculares que ayuden a obtener variedades de mayor calidad y mejor vida tras la cosecha.

La investigación, que acaba de ser publicada por la Revista Nature Genetics, servirá además para trabajar en el mejoramiento de la calidad de otros cultivos, pues los genes que participan en la maduración o controlan el contenido de jugo, por ejemplo, son los mismos en muchos frutales.

El trabajo de investigación fue respaldado por organismos públicos, como Corfo, Conicyt y la Iniciativa Científica Milenio, además de entidades privadas como la Asoex y Biofrutales S.A.


Fuente: Universidad Andrés Bello

img_banner