Con propuesta sumergible, Chile sorprende en Bienal de Venecia

Alfredo Jaar cuestiona el modelo de la muestra artística con réplica a escala del Giardini.

miércoles, 29 de mayo de 2013  
Chile sorprende con propuesta sumergible en Bienal de Venecia

La incógnita se acabó. Finalmente, fue develado el trabajo que el destacado artista Alfredo Jaar preparó para el pabellón de Chile en la 55ª versión de la Bienal de Venecia.

La propuesta, titulada “Venezia, Venezia” fue recibida entre aplausos por el público compuesto por artistas y galeristas de todo el mundo, además de admiradores del chileno, quienes no ocultaron su sorpresa al ver cómo parte de la propia bienal era replicada en una obra que emergerá del agua 24.860 veces durante la muestra, para luego volver a desaparecer.

En palabras del propio creador, son “24.860 oportunidades de imaginar un orden diferente, de una especie de democracia cultural abierta a todos (…) Es un intento poético de cuestionar el modelo de la Bienal de Venecia. Y el modelo, es el modelo de los pabellones nacionales, que a mí me parece totalmente obsoleto”.

“En el mundo de hoy, las culturas fluyen y hay un movimiento y una movilidad extraordinaria”, explicó Jaar acerca de su trabajo, que por primera vez prepara especialmente para el pabellón oficial de Chile en este encuentro y es comisariado por el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA).

Invitación a pensar

La obra, inmersa en un pabellón de 500 metros cuadrados, consiste en una especie de  piscina de metal cuadrada, de cinco metros por lado y un metro de alto. En ella, emerge una réplica perfecta a escala (1:60) del Giardini, el lugar que junto a El Arsenal, es una de las zonas de Venecia  donde se desarrolla la muestra.

El primero, sin embargo, tiene la particularidad de que ahí existen 28 pabellones permanentes, de países como Rusia y Japón, entre otros y, en la composición de Jaar, este lugar sale a la superficie cada tres minutos aproximadamente, permaneciendo mayormente sumergida y dando poco tiempo para observarla de una vez.

“Cuando uno visita el Giardini, ¿qué es lo que comunica la arquitectura del Giardini? Comunica que hay 28 países importantes. Y en una cierta jerarquía, los más importantes están en el monte, donde está Inglaterra, Francia y Alemania, por ejemplo. Entonces, cuando un artista africano se pasea por el Giardini no se reconoce. Cuando yo me paseo por el Giardini no me reconozco. Por lo tanto, es una invitación a pensar el modelo de la bienal para, posiblemente, cambiarlo”, reflexionó Jarr.

“Yo, como artista, estoy tratando de engendrar una discusión en torno al modelo de la Bienal. Mi pronóstico es que de aquí a 15  años, más o menos, van a ofrecer a un comisario para el Giardini, y él va a invitar a artistas, y va a ocupar estos espacios indistintamente. El nombre de estos pabellones y la historia de estos pabellones, va a pasar a la historia. Y va a ser un espacio multiplural donde van a invitar a artistas de todas partes del mundo” finaliza Jaar, entregando su propio vaticinio.

La Bienal del futuro

El ministro de Cultura, Luciano Cruz-Coke -quien junto a Jaar y la curadora Madeleine Grynsztejn, abrió las puertas del espacio- se mostró impresionado tras ver la obra y se manifestó “contento y emocionado”. “Creo que estamos hablando de un trabajo hecho con una gran prolijidad, con una profunda reflexión respecto de lo que es el arte y de lo que debe ser y cómo debe proyectarse en el futuro. Y orgulloso de que sea nuestro más grande artista el que represente a nuestro país en el lugar más relevante del arte mundial como es la Bienal de Venecia”, dijo.

La autoridad se sumó a la reflexión propuesta por el artista, agregando: “Alfredo Jaar está trayendo un cuestionamiento del sistema de pabellones nacionales en la Bienal, que está dando mucho que hablar por parte de la crítica, que instala de manera muy pulcra una maqueta de la Bienal que se sumerge en el agua y que plantea una reflexión: cómo va a ser la Bienal del futuro, cómo este sistema que está en una 55ª versión, hoy día se replantea”.

“¿Estamos hoy día en condiciones de representar pabellones nacionales o necesitamos también una mirada más incluyente, más inclusiva? Y la gracia de esa reflexión es que se está haciendo desde un país del último confín del mundo como es Chile; es Chile el que hoy día está poniendo en cuestión la Bienal a través de uno de sus artistas más reputados como es Alfredo Jaar”, añadió.