La desconocida historia de los chilenos que ganaron el Grammy

Christopher Manhey, Andrés Landon y Arturo Medina trabajaron en disco de la mexicana Carla Morrison.

miércoles, 17 de julio de 2013 Categoría: Cultura - Vida diaria - Música - Referencias Mundiales
La desconocida historia de los chilenos que ganaron el Grammy

Por Diego Rammsy*

Chilenos con su nombre grabado en la estatuilla del gramófono con la que los premios Grammy reconocen lo mejor de la música anualmente son escasos. El grupo La Ley y el productor Humberto Gatica lo lograron en ambas ediciones (Grammy y Grammy Latino).

En la pasada entrega del Grammy Latino, tres chilenos lograron la hazaña sin hacer ruido. Cuando Déjenme llorar, el segundo disco de la cantautora mexicana Carla Morrison, ganó en la categoría de Mejor Álbum de Música Alternativa, Christopher Manhey, Andrés Landon y Arturo "Turra" Medina subían al escenario del Mandalay Bay para recibir el esquivo trofeo.

"De repente estábamos en Las Vegas compitiendo con discos millonarios, con un trabajo que grabamos en nuestros departamentos. Eso nos trajo buenas noticias a todos, y más trabajo", recuerda Christopher, que ahora con 25 años se encuentra de cabeza produciendo desde Nueva York para el joven chileno Augusto Schuster, la ex RBD Maite Perroni y los mexicanos Ximena Sariñana y Paulino Monroy.

Para cumplir la proeza del premio musical, con solo 24 años, tuvo que pasar lo siguiente: emigrar a México en 2009 junto al grupo de rock Farenheit, que el mánager de la gira los abandonara y que les entraran a robar a su departamento.

Luego, tras la explosión de la gripe porcina en México y el regreso de su banda a Chile, formó parte del exitoso grupo Kudai y también de la banda de Koko Stambuk. Cuando se separó Kudai, se unió a Pablo Holman en el proyecto Lillyput. Hasta que apareció la nativa del pueblo de Tecate con su guitarra y sus discos artesanales y reclutó a Manhey para el premiado álbum.

"Carla llegó al número uno de las radios sin pagar un peso, hace un mes recibió disco de oro por ventas en México (30 mil copias, pero lleva más de 50 mil), y hoy está en el top 20 de ventas con un disco hecho con nada de presupuesto", dice Christopher.

*Fuente: diario El Mercurio


Imagen: gentileza Christopher Manhey