Chilenos crean sistema forense para extraer ADN de los dientes

Método ayuda a determinar causa de muerte y detectar fármacos, drogas o enfermedades.

martes, 30 de julio de 2013 Categoría: Educación - Tecnología
Chilenos crean sistema forense para extraer ADN de los dientes

Por Francisca Orellana*

El odontólogo legista Patricio Carrasco y la bioquímica Carolina Inostroza, ambos investigadores chilenos de la Universidad de los Andes, patentaron en Estados Unidos un pionero sistema para extraer ADN desde los dientes sin romper o dañar la pieza. Esto permite conocer no sólo la identidad de la persona, sino también su data y causa de muerte.

El pelo, las huellas dactilares o tejidos blandos se usan para identificación, pero cuando la muerte ocurrió hace muchos años o la forma de fallecer fue violenta, lo único que queda para analizar es la pieza dentaria, que es capaz de guardar material genético en su interior por millones de años. Hoy, explica Carrasco, los laboratorios forenses deben maltratar o moler la pieza para obtener ADN, quedando sin evidencia para futuras pericias criminalísticas o para ser entregada a los familiares.

“Decidimos aplicar la lógica inversa: tratar bien a la pieza, hidratarla, darle alimento y temperatura adecuada para tener tejido de buena calidad. Eso nos permitió crear un proceso de extracción de ADN, que generó una patente provisional en Estados Unidos, donde tenemos un año para aumentar el soporte científico y obtener la patente definitiva”, acota el investigador especializado en análisis forense, quien trabajó más de una década en el Servicio Médico Legal (SML).

Calidad genética

La tecnología les permite obtener ADN de buena calidad desde tres partes distintas del diente, lo que es suficiente, además, para determinar si la persona falleció por arsénico, alguna enfermedad, o por la presencia de fármacos o drogas como la cocaína. Según Carrasco, se trata de un gran avance para la industria forense ya que la gran problemática del sector es, precisamente, la calidad de la información genética con que cuentan para determinar dichas variables.

“En casos complejos, cuando la data de muerte es lejana, son episodios como el accidente de Juan Fernández o el atentado a las Torres Gemelas, o cuando hay que hacer esas pruebas en alguna autoridad del país, el tema cobra importancia”, dice Carrasco, añadiendo que la tecnología ayudaría a bajar los costos de identificación. El sistema que se ocupa actualmente bordea los US$ 2.000 por examen, acota Inostroza.

*Para leer la nota completa, por favor visite el sitio de Diario Financiero

Imagen referencial: cortesía Fundación Chile/ Felipe Cantillana