Estrenada en Valdivia segunda temporada de la serie Atlas Vivo de Chile

Serie presenta nuevas historias de chilenos que cuentan qué saben y cómo lo hacen.

martes, 08 de octubre de 2013 Categoría: Turismo

Diversos estudios demuestran que Chile es medianamente conocido en el mundo. Las elites internacionales pueden identificar la estabilidad de sus instituciones, la solidez de su economía o la meritoria evolución de su proceso político. Sin embargo, para las grandes audiencias globales, Chile solo es paisaje: la majestuosidad de Torres del Paine, la belleza del desierto de Atacama o la enigmática isla de Pascua pueblan el imaginario con que el resto del planeta asocia al país.


De este diagnóstico, surgió -como parte de la estrategia digital de la Fundación Imagen de Chile- el proyecto Atlas Vivo de Chile, una serie de 50 microdocumentales alojados en Youtube sobre conocimiento chileno, cuya segunda temporada se estrenó en el XX Festival Internacional de Cine de Valdivia (FICValdivia).


“Nuestras bellezas naturales son tan poderosas, que se han tomado la vitrina y han dejado pocos espacio para visibilizar la enorme riqueza que hay en nuestra gente. Por eso, fue que buscamos poner rostro humano al relato que hacemos de nosotros mismos. Creemos que hay un gran espacio para avanzar en ese sentido, una gran hoja en blanco que llenar con contenidos y esta iniciativa es un paso que va en esa dirección”, señaló el director ejecutivo de la Fundación Imagen de Chile, Blas Tomic, al explicar la génesis del proyecto.


A partir de esta semana, cada lunes, miércoles y viernes se publicará un nuevo capítulo de la serie, que cuenta con la dirección de Álvaro Díaz, de Producciones Aplaplac. Los estrenos serán publicados en el sitio atlasvivodechile.com, en el canal de Youtube thisisChilewebsite y en las comunidades de Facebook en español e inglés: Amigos de Chile y thisisChile.


Todas las historias comienzan con dos preguntas: ¿qué sabes hacer? y ¿cómo lo haces? El relato de ese “saber hacer” es la esencia con que se construye cada uno de los relatos. “No son experiencias de vida. Tampoco preguntamos por recuerdos u opiniones, sino que le pedimos a la gente que nos describiera algo que supiera hacer. El tema del proyecto es el conocimiento chileno. De ahí el nombre Atlas Vivo de Chile”, explicó Díaz, el también creador del concepto.


“En esta segunda temporada –agregó-, nos preocupamos de incluir los lugares que no pudimos visitar durante la primera: la Carretera Austral, el Norte Chico y la Región del Bío Bío”, con lo cual el proyecto logró un registro geográficamente muy completo, dando cuenta de la enorme vitalidad de los contrastes que se descubre a lo largo de su territorio.


Material de estreno


La serie debutó en el XX FICValdivia con los siguientes capítulos:


Alfombras artesanales en la Patagonia

La elaboración de alfombras en la austral bahía de Puyuhuapi se ha mantenido como una tradición desde su inicio en los años 30, con la llegada de colonos alemanes. Al calor del fuego, artesanos y tejedoras se refugian de las frías y lluviosas jornadas invernales mientras desarrollan sus labores: teñir, urdir, tejer. El resultado son bellas alfombras adornadas con asombrosos patrones geométricos y colores únicos. La perfección, como dice la diseñadora Verónica Ralph, sólo se alcanza cuando el trabajo está hecho con auténtico cariño.


Observatorio astronómico Cerro Tololo

El asombro por el universo es tan antiguo como la humanidad misma. En Chile, los clarísimos cielos del norte son ideales para la observación estelar. Tal es el caso del mítico valle del Elqui, hogar del observatorio del Cerro Tololo, ubicado bajo el centro mismo de la Vía Láctea. Desde ahí, investigadores de todo el mundo buscan develar los secretos del universo.


Artesano de micros a escala

“Todos pensaban que estaba loco”, dice Dargüin Cortés cuando cuenta que la pasión de su vida han sido y siguen siendo las viejas y coloridas “micros” que circularon por la capital chilena hasta 1991, cuando fueron reemplazadas por los buses amarillos.  Luego de retirarse de su oficio como conductor de buses, Dargüin se ha dedicado a crear asombrosas réplicas en miniatura de las antiguas micros, como la Renca-Ñuñoa o la Matadero Franklin, manteniendo de esta forma viva su inédita pasión.


Cultivo de caléndulas en el desierto

Danitza Bugueño llegó al valle del Limarí para trabajar la tierra y vivir de manera sustentable, aprovechando el abundante sol del norte de Chile. Poco después de cultivar caléndulas para el control biológico de plagas, descubrió que las flores respondían muy bien a las condiciones de la zona, abriendo paso la producción con fines terapéuticos y cosméticos. “Fue un regalo del lugar”, reflexiona Danitza.


Porcelanatrón

“Yo nunca tendría uno de estos en la casa”, asegura Jorge Cabieses, refiriéndose a su propia creación, un instrumento musical inventado por él mismo que bautizó como “Porcelanatrón”. Consiste en una serie de muñecas de porcelana de origen chino, de diverso tamaño, dispuestas en filas consecutivas sobre una caja acústica, conectadas a micrófonos de contacto, a las que golpea con dos cucharas de plata, consiguiendo un sonido difícil de clasificar. “Hay algo cochino en esto”, concluye.