La nación se organiza

El país y sus instituciones van tomando forma y esencia luego de ratificarse definitivamente su emancipación.

sábado, 04 de julio de 2009  
Guerra del Pacífico Combate Naval de Iquique

Declarada la independencia en 1818, el director supremo de Chile, Bernardo O’Higgins, se puso como uno de sus principales objetivos extinguir los focos de resistencia proclives a la corona española aún activos en el sur del territorio, tarea que le tomó tres años.

Paralelamente, trabajó en la formación de una fuerza naval denominada Primera Escuadra Nacional, que tuvo al británico Thomas Cochrane como su ideólogo. Su campaña más célebre permitió la expulsión de los realistas de Perú, leales a España, y su independencia en 1821.

Para 1823, las presiones de la oposición terminaron con O’Higgins abdicando y autoexiliándose en Lima. En su puesto, se instalaron una junta provisoria y sucesivas administraciones, que incluyeron la experimentación con un malogrado sistema federal.

La pugna de poderes desembocó en una guerra civil (1829) de la que salió victorioso José Joaquín Prieto, quien dio por iniciado el período conocido como República Conservadora o Autoritaria. En su calidad de primer mandatario, tuvo la misión de establecer el orden público y reactivar la economía a través del fomento al comercio, apoyado por el descubrimiento de reservas de plata en el norte.

Influencia de Portales

Basada en la máxima del político Diego Portales –para muchos el gran ideólogo republicano- de un “gobierno fuerte, centralizador, cuyos hombres sean verdaderos modelos de virtud y patriotismo” fue que se dictó en 1833 una nueva carta magna que rigió por casi un siglo y otorgaba amplios poderes al Presidente.

Aunque victoriosos en el conflicto armado tendiente a desarticular la confederación que unía a Perú con Bolivia por la presunta amenaza para la hegemonía nacional en el Pacífico, Prieto y Portales sumaron detractores. El Presidente Manuel Bulnes (1841-1851) conseguiría posteriormente para Chile el reconocimiento de España como nación independiente y la expansión del territorio con la toma de posesión del estrecho de Magallanes, en el extremo austral.

El siguiente gobierno de Manuel Montt (1851-1861) estaría marcado por avances en obras públicas, entre ellos la línea férrea; la promulgación de un código civil ideado por el destacado intelectual venezolano Andrés Bello y el estímulo a la llegada de colonos alemanes a Puerto Montt, cuyas raíces perduran con nitidez hasta estos días.

República Liberal

La administración dio paso a un lapso de 30 años denominado República Liberal, que comenzó con la nivelación de los poderes Ejecutivo y Legislativo a través de modificaciones constitucionales, prosiguió con la libertad de culto y fue coronado con un proceso integral de expansión.

En materia económica, progresaron el agro y la industria, peri también la nación se desmarcó del sistema bimetálico al establecerse los primeros bancos y el nacimiento del papel moneda, que fomentó el intercambio comercial. En el ámbito territorial, culminó la prolongadísima Guerra de Arauco con la pacificación de la zona mapuche y se anexó la isla de Pascua.

Sin embargo, el hecho más trascendente de dicha era fue la Guerra del Pacífico (1879-1884), en la que Chile se impuso a Perú y Bolivia. El hecho permitió la incorporación de las tierras mineras del norte, ricas en salitres y cobre, y el consiguiente desarrollo de dicha zona merced de la llegada de capitales extranjeros.

Tal y como en otros episodios de la historia, el éxito bélico no garantizó la estabilidad interna. El mandatario José Manuel Balmaceda enfrentó la oposición de la aristocracia, la clase media y el parlamento, lo cual se tradujo en una guerra civil que se zanjó con su muerte en 1891, hecho que marcó el fin del régimen presidencial.

img_banner