San Juan Bautista, enclave único

El único pueblo del archipiélago tiene 600 habitantes en medio de una naturaleza que guarda secretos y deliciosas langostas.

lunes, 13 de julio de 2009 Categoría: Destinos Top
Bahia de Cumberland Bahia de Cumberland (Photo:Jorge López)

En la bahía de Cumberland, las casas coloridas se despliegan ocupando la costanera y las lomas cercanas al muelle que da la bienvenida a los viajeros. Los relieves de los montes son el marco de San Juan Bautista, donde destaca el cerro El Yunque, de 915 metros de altura.

Poco más de medio millar de habitantes tiene San Juan. Se dedican principalmente a la pesca de langosta, una de las cartas de presentación de Juan Fernández, y de pescados como brecas o vidriolas. El turismo ha aumentado en los últimos años, atraídos los visitantes por las inigualables condiciones naturales y las posibilidades de practicar trekking y buceo.

La población tiene orígenes continentales y europeos. Si bien hubo intentos de colonización durante la época española, sólo fue en 1877 cuando el barón Alfred von Rodt, un visionario suizo que recorrió el mundo antes de llegar a Chile, le solicitó al gobierno de la época explotar la isla Robinson Crusoe. Su pedido fue aceptado y el aristócrata, junto a 50 colonos, generó el actual poblamiento cuyos herederos sanguíneos son orgullosos guardianes de la isla.

Si bien es cierto que no hay lujos, el turista encuentra la atención cariñosa del isleño que hace de la estadía un placer. Una escuela básica, una posta de urgencia, un cuartel de policía, unos cuatro hostales/hoteles y cinco o seis locales de abarrotes es toda la infraestructura con que cuenta la isla. No hay bancos, no hay cajeros automáticos ni farmacias. Existe una decena de autos que poco andan y las calles son mayormente de tierra.

Hay varios restaurantes en la isla. No se pierda probar la comida típica, que sin duda está fuertemente influida por el mar. El Perol, una sopa de langosta, es un deber gastronómico del lugar. Otros platos típicos son la vidriola a la plancha, el bacalao asado o los cangrejos dorados al disco.

Lugares Históricos, Guiños de Otros Tiempos

Desde San Juan Bautista se pueden realizar excursiones a distintos lugares del archipiélago. En la isla Robinson Crusoe esperan al visitante diversos sitios ancestrales y lugares que muestran resabios arquitectónicos de épocas pasadas. Se recomienda conocer la biblioteca y empaparse de los libros que relatan los acontecimientos de la isla, además de  fotografiarse junto a los antiguos cañones que se instalaron en la isla durante la 2ª Guerra Mundial ante la eventualidad de nuevos enfrentamientos navales. 

Algunos de los hitos históricos interesantes de San Juan Bautista están:

La Cueva de los Patriotas: Fue ocupada por los deportados durante la Conquista Española y, luego, sirvió de refugio a célebres próceres como Cienfuegos, Egaña y Eyzaguirre, desterrados tras el desastre de (Rancagua) en 1814. Es Monumento Nacional.

Fuerte Santa Bárbara: Es el único fuerte español de la isla y fue construido con piedras en 1749. Posee quince cañones de distintos calibres que fueron dispuestos para proteger al poblado de piratas y corsarios. También es Monumento Nacional.

Puerto Francés: A 30 minutos de navegación desde Bahía Cumberland. Al lugar llegaron piratas franceses en 1779. Desde allí se inicia un trekking hacia  Rebaje de La Piña, meseta entre cumbres desde donde se puede observar la mayor cantidad de vegetación autóctona con un bello bosque de lumas.