Chile, economía abierta

Con más de 20 tratados comerciales firmados con 56 países, Chile es una de las economías más abiertas del mundo.

martes, 30 de junio de 2009  
Chile - Economía Abierta

Chile, un país que está lejos geográficamente de los grandes centros de poder político y económico, ha ido expandiendo de manera consistente su presencia internacional. Es una de las naciones que más acuerdos comerciales ha suscrito en el mundo: a la fecha superan la veintena los tratados que ha firmado, que lo vinculan a 56 países, entre los cuales figuran Estados Unidos, la Unión Europea, Japón y China.

Se trata de uno de los frutos de la liberalización económica que emprendió hace tres décadas, una política con la que ha derribado fronteras comerciales en todos los continentes, hasta transformarse en una de las economías más abiertas del mundo y en una interesante plataforma para hacer negocios.

30 años de desarrollo

Chile es un país que claramente está en sintonía con los mercados mundiales. Hoy las exportaciones representan cerca del 45% de su Producto Interno Bruto, lo que implica que casi la mitad de lo que se produce durante doce meses en suelo chileno se vende fuera de sus fronteras.
Esta apertura al mundo lleva ya más de 30 años de constante desarrollo.

Al comienzo se avanzó de una manera unilateral o en el marco de relaciones multilaterales. Con el retorno a la democracia en 1990, las nuevas autoridades cambiaron  de estrategia y privilegiaron de manera decidida los acuerdos bilaterales con otros países, bajo la premisa que los tratados comerciales son instrumentos que generan crecimiento, empleo, riqueza y desarrollo social.

Desde entonces la apertura ha estado marcada por los convenios comerciales en sus diversas formas (de alcance parcial, de complementación económica o ACE, los de asociación económica, los tratados de libre comercio, TLC, y los de asociación estratégica).

Con esta política Chile ha abierto su mercado interno a productos de todo el mundo. De hecho, si bien el arancel general que pagan los productos extranjeros que ingresan al país es de un 6%, la tasa promedio efectiva es cercana al 1%, y cabe destacar que muchas partidas de productos llegados del extranjero ya están ingresando al país con arancel cero gracias a la desgravación arancelaria contemplada en los acuerdos.

Chile, a su vez, ha conseguido condiciones de acceso preferenciales para bienes, servicios y capitales en los principales mercados del planeta.

Los acuerdos dan la posibilidad de lograr una armonización y/o reconocimiento  de las políticas y normas jurídicas bilaterales, lo que asegura bases competitivas y estables; incluso en ámbitos que no son directamente comerciales, pero con una alta incidencia competitiva, como los temas medioambientales, sanitarios y fitosanitarios, propiedad intelectual, solución de controversias y seguridad jurídica, entre otros.

 

img_banner