Geografía de Chile

La angosta faja de tierra entre la cordillera y el mar conforma el país tricontinental y más austral del mundo.

domingo, 05 de julio de 2009  
Salar de Atacama (Photo:Turismo Chile)

Desiertos, montañas, lagos y glaciares son parte de la geografía chilena, repartida de norte a sur. Altas cumbres cordilleranas y profundidades oceánicas se extienden desde el desierto de Atacama, el más árido del planeta, hasta la Antártica, en el fin del mundo.

Chile es una de las naciones más largas y angostas del planeta. Limita al norte con Perú, al este con Bolivia y Argentina, al sur con el polo y al oeste con el océano Pacífico, a lo largo de una costa de más de 4.000 kilómetros. Su relieve es accidentado y montañoso: no más del 20% de la superficie del país es llana.

Es un país tricontinental porque, además de su territorio en el continente americano, está presente entre los meridianos 53° O y 90° O de la Antártica y en Oceanía, con la isla de Pascua, uno de los principales destinos turísticos del país. Tiene una superficie total de 2.006.096 kilómetros cuadrados.

En Chile, parece manifestarse toda la naturaleza. Glaciares milenarios, salares que brillan como la nieve, el desierto más árido del planeta, bosques, lagos, selvas y volcanes que lanzan fumarolas al cielo. El territorio continental del país está escenificado por la cordillera de los Andes, por el este, formado por valles intermedios, otra cadena montañosa llamada cordillera de la Costa y las planicies litorales bañadas por el océano Pacífico.

La extensa costa acoge muchas ciudades, como Arica, Iquique, Antofagasta, La Serena, Valparaíso, Viña del Mar, Concepción, Puerto Montt y Punta Arenas, entre otras tantas. Por efecto de la corriente de Humboldt, proveniente de la Antártica, las aguas marinas suelen ser más frías al sur y centro del país, mientras que al norte aumentan su temperatura producto de los flujos tropicales.

En medio del mar y con un origen volcánico que se remonta a la antigüedad del planeta, se halla la polinésica isla de Pascua. Los gigantescos moáis saludan al visitante desde una misteriosa cultura originaria. El archipiélago Juan Fernández guarda también sus propios secretos y la historia de Alexander Selkirk, el célebre náufrago escocés que inspiró la novela Robinson Crusoe.

Cordillera de los Andes


La propiamente chilena cordillera de la Costa empieza en el extremo norte, en las cercanías de Arica, y se extiende hasta la península de Taitao, en la Patagonia. Sólo es interrumpida por los ríos que desembocan en el mar y tiene como altura máxima la sierra Vicuña Mackenna, con 3.000 metros.

Entre las cordilleras, la depresión intermedia se caracteriza por sus planicies y valles transversales, además de una multiplicidad de paisajes y climas. El norte se caracteriza por sus zonas desérticas y el sur está constituido por bosques y lagos. También acoge capitales regionales, como Santiago y Temuco.

La imponente cordillera de los Andes es una especie de espina dorsal de Chile. Es la continuación de una cadena montañosa que emerge en Colombia y alcanza una altura promedio de 5.000 metros. Al sur de Santiago, comienza a descender, hasta desaparecer en el extremo austral del continente, pero reaparece en la Antártica con el nombre de Antartandes.

Las cumbres más sobresalientes son el volcán más alto del mundo, el Ojos del Salado (6.893 metros), su par Llullaillaco (6.739 metros), el nevado Tres Cruces (6.749 metros) y el cerro Tupungato (6.635 metros). En el extremo sur, emergen los Andes Patagónicos, donde destacan los famosos y bellos cuernos de Torres del Paine y el monte Fitz Roy (3406 metros).