Presenta buenas condiciones climáticas

Chile quiere tener el telescopio más grande del mundo

La nación sudamericana ofreció más de 500 hectáreas en la zona norte, la que destaca por sus cielos despejados y nítidos, ideales para este tipo de investigaciones. Otro de los países que ha demostrado interés en el proyecto es España.

miércoles, 10 de febrero de 2010  
Chile quiere tener el telescopio más grande del mundo La construcción del telescopio, de 42 metros de diámetro, comenzaría a finales de 2011. Su valor total rondará los US$ 950 millones

Una de las riquezas por las que es reconocido internacionalmente Chile, es la amplitud, claridad y limpieza de sus cielos, en especial los del norte, ventajas que han permitido a expertos chilenos realizar importantes aportes a la Astronomía mundial.

Para potenciar aún más estas características Chile pretende adjudicarse el telescopio más grande del planeta, conocido como European Extremely Large Telescope E-ELT, a cargo del Observatorio Europeo Austral (ESO), organización que dedicó un prolongado periodo de tiempo al estudio del lugar más adecuado para la instalación del moderno aparato, con el cual se pretende observar planetas con características similares a las de la Tierra. 

Luego de este análisis, Chile y España son los únicos países que siguen en competencia para la instalación del E-ELT y ambos ya presentaron sus propuestas finales. Así, Chile apostó por el norte del territorio, específicamente por la Región de Antofagasta, donde ofreció 567 hectáreas del Cerro Armazones, a 20 kilómetros del Observatorio Paranal en Antofagasta, además de otras ventajas comparativas que tienen relación con el prestigio del país en materia de investigación astronómica.

"La propuesta chilena irá enfocada al terreno donde ellos quieren instalar, que garantiza noches despejadas y facilidad de instalación. Además, se desarrollará un análisis y una propuesta sobre la conexión eléctrica para abastecer Paranal para favorecer la convergencia con otros centros de primer nivel en la zona. Por otro lado, se verá toda la oferta de participación en temas tecnológicos de Chile en las licitaciones y se hará algún alcance en relación al tiempo de observación, indicó María Elena Boisier, presidenta (s) de Conicyt.

En tanto el director del área de Ciencia, Tecnología, Innovación y Energía del Ministerio de Relaciones Exteriores, Gabriel Rodríguez, destacó el positivo impacto que este proyecto podría representar para Chile. "Hay que entender que esto no es algo especializado que está en el desierto y de lo que alguna vez vemos fotos, sino que es algo que tiene que ver con desarrollo de la zona, el turismo, el desarrollo tecnológico, la posibilidad que se gesten empresas y apertura del ámbito profesional para operadores e ingenieros. Este es un proyecto que va mucho más allá de la astronomía y eso es lo que queremos mostrar”, señaló Rodríguez.

Se estima que la construcción de este telescopio, de 42 metros de diámetro, comience a finales de 2011 y finalice en 2018 con un presupuesto para su implementación que rondará los US$ 950 millones. De adjudicarse finalmente Chile su instalación, el aparato permitirá a los astrónomos chilenos aumentar su ya importante y destacado aporte a esta ciencia, asegurando de paso su posición como líder mundial en materia de telescopios.

img_banner