Trekking en Torres del Paine, experiencia de vida

Miles de mochileros llegan cada año. Ser humano y naturaleza patagónica se unen de manera intensa y profunda.

viernes, 10 de julio de 2009 Categoría: Destinos Top
Trekking en Torres del Paine Trekking; Torres del Paine (Photo:Turismo Chile)

Cóndores, pumas, huemules y zorros, junto con caranchos, guanacos y centenares de aves, además de cuatro ecosistemas y el granito de las cumbres cordilleranas. Declarado Parque Nacional en 1959 y Reserva de la Biosfera en 1979, la biodiversidad es notable en el interior del Parque Nacional Torres del Paine.

Es impresionante también observar saltos de agua, lagos multicromáticos, caudalosos ríos, glaciares y el imponente Campos de Hielo Sur. Son 242.242 hectáreas protegidas.

A pesar de que se pueden realizar varios trayectos dentro del parque en automóvil, nada se compara con la posibilidad de caminar por días en la escarpada geografía. Con una serie de campings debidamente habilitados, algunos con refugio, todos con baños y venta de comestibles, es posible internarse en la naturaleza de este sitio ubicado a 115 kilómetros al noreste de Puerto Natales (link a la ciudad) y que se ha transformado en el señuelo principal del trekking a nivel nacional y un gran objeto del deseo internacional.

Más de cien mil personas llegan al año a este apartado lugar, atraídas por sus impecables escenarios naturales en que se puede ver desde fauna nativa en plena libertad hasta impresionantes glaciares como Campos de Hielo Sur, verdadero mar gélido que se extiende en gran parte del área protegida por Conaf. Desde la Portería de Laguna Amarga, donde llega la mayoría de los trasportes que unen a Natales con el Parque, se inician dos de los senderos más apreciados: la W y el circuito Grande.

W: Con una dificultad mediana y un promedio de caminata de 4 a 5 horas por jornada, une a la zona de Hostería Las Torres con el Refugio del Lago Grey en tres o cuatro jornadas. El viaje incluye lugares notables como el mirador de Las Torres y el campamento Italiano con ascenso al Valle del Francés. La vista desde aquí alcanza a la  cordillera del Paine y el lago Grey, con cientos de trozos de hielo provenientes de las paredes glaciares que limitan con la cuenca lacustre. Es un trekking rápido y con gran cantidad de personas circulando por los senderos.

Grande: Se necesitan siete días al menos para completar este circuito. Además de pasar por los sitios enunciados en la W, suma como grandes atracciones las zonas de Serón, el refugio Dickson con bellas panorámicas de lagos y glaciares que bajan desde los cerros nevados, y el afamado paso John Gardner. Este último lugar es la parte más difícil de toda la caminata ya que hay que ascender casi mil metros de desnivel de morrena, pero el esfuerzo vale la pena. Desde la loma y antes de comenzar el descenso se obtiene una de las panorámicas más poderosas de Chile: Campos de Hielo Sur se extiende a todo el largo de la mirada. Las grietas azules que demarcan las separaciones entre los hielos es el gran premio para quienes se aventuran en este trekking.

Ambos circuitos deben ser recorridos con todas los implementos necesarios para una caminata de largo aliento y en medio de la naturaleza. Botiquín, bloqueadores, zapatos que no se rompan fácilmente y ropa contra el frío o el agua. El resto es respetar las reglas del parque y disfrutar el magnífico escenario de la cordillera local y sus clásicas montañas como las Torres, tres elevaciones de granito o los Cuernos del Paine.