Balance sectorial

2010 marcó una poderosa recuperación de la economía chilena

Las puertas de las economía chilena no sólo están abiertas a las inversiones, sino que con más fuerza a apoyar el camino de hacer del país una nación desarrollada.

jueves, 30 de diciembre de 2010  

2010 ha sido vertiginoso y potente para la economía nacional. El alto precio del cobre, principal materia prima producida por Chile, y la relación del país con China, su socio comercial número uno, que es además una de las naciones protagonistas del actual escenario global, se potencian con medidas consideradas correctas por diversos organismos internacionales.

 

El Fondo Monetario Internacional (FMI), por ejemplo, ha respaldado la decisión del Banco Central de Chile con respecto al alza de las tasas de interés en 2010 y ha considerado que fue efectivo el objetivo del Gobierno de limitar el crecimiento del gasto en 2011, diciendo que la medida ayudaría a evitar la inflación y controlar la apreciación de la moneda nacional .

 

El dinamismo económico chileno se ha dado en un escenario especialmente complejo, luego de un devastador terremoto a fines de febrero de 8,8 grados y en medio de una porfiada crisis de carácter internacional.

 

Alberto Ramos, economista senior para América Latina de Goldman Sachs, sostuvo que “la recuperación ha sido increíble”. “Ha sido una sorpresa para todo el mundo la fuerte demanda interna que tiene al país con una alta cifra de crecimiento y una recuperación muy fuerte que –creo- continuará en 2011”, comenta el experto al diario chileno El Mercurio.

 

Joydeep Mjkerji, de la agencia calificadora Standard and Poor's, subrayó –en tanto- que la economía chilena ha mostrado “resiliencia”. La entidad, de hecho, revisó recientemente la calificación crediticia chilena de estable a positiva, destacando que “muchos años de gestión económica prudente - especialmente a través de los shocks externos adversos y las catástrofes naturales - han ayudado a la economía chilena para que se vuelva más resistente y han dado una mayor capacidad para utilizar medidas anticíclicas para amortiguar el impacto de estas presiones”.

 

La agencia destacó de Chile en dicha oportunidad el consenso político, la credibilidad de las instituciones y el estable crecimiento económico.

 

En 2011 el país también fue aceptado en la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) y se constiyuyó en el 31º miembro y el primer sudamericano en llegar a la instancia.

 

Los resultados y los diagnósticos, en realidad, deparan lo mejor. El FMI ha pronosticado un crecimiento del Producto Interno Bruto del 5% en 2010 y el 6% en 2011. El tercer trimestre de 2010 significó un aumento del 7% del PIB en comparación con el mismo periodo de 2009.

 

El índice mensual de la actividad económica más reciente informado por el Banco Central de Chile mostró siete meses consecutivos de crecimiento a partir de octubre de 2010. La balanza comercial ascendió a US$87,7 mil millones en los primeros nueve meses de 2010, aumentando más del 30% con respecto al mismo periodo de 2009.

 

Heritage Foundation considera a la economía chilena entre las 10 más abiertas del mundo. Y un acuerdo de libre comercio con Malasia, confirmado en noviembre, remarca ese perfil proyectando a Chile en la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (Asean).

 

En realidad, las puertas de las economía chilena no sólo están abiertas a las inversiones, sino que -con más fuerza- a apoyar el camino de hacer del país una nación desarrollada.

img_banner