Junto a un grupo de mineros

Cápsula Fénix fue la vedette en el campamento del Dakar en Copiapó

13 de los 33 trabajadores rescatados en octubre pasado recorrieron el bivouac y fueron homenajeados por la organización del rally.

miércoles, 12 de enero de 2011  
 


La cápsula Fénix –la misma del rescate de los 33 mineros- fue el objeto de culto durante la estadía de la caravana del Dakar en la ciudad chilena de Copiapó, tras lo cual la carrera regresó a territorio argentino después de 12 días en el territorio nacional.

Centenares de personas, entre pilotos, personal de asistencia, periodistas e invitados al campamento, emplazado en la ciudad ubicada 800 kilómetros al norte de Santiago, se fotografiaron con la estructura.

El desfile de curiosos fue incesante frente a la Fénix. Muchos se detuvieron por instantes y en silencio para observarla. Otros sólo se dedicaron al imaginarse dentro. Pero nadie ignoraba su rol en el exitoso salvataje de un puñado de trabajadores atrapados por 70 días.

El entusiasmo fue tanto que incluso algunos traspasaron el feble encordado que la protegía e ingresaron en su interior, como fue el caso del qatarí Nasser Al-Attiyah, piloto de uno de los Volkswagen Touareg.

La cápsula emplazada frente a uno de los ingresos del domo que Fundación Imagen de Chile alimentó con energía solar también sirvió como telón de fondo para el homenaje que la organización le hizo a 13 de los 33 mineros que recorrieron el bivouac.

El grupo de trabajadores, la mayoría de ellos luciendo sus ya característicos anteojos de sol, compartió con la prensa extranjera, pilotos y el embajador de Fundación Imagen de Chile, el no menos popular piloto local Carlo de Gavardo.

Encabezados por el inconfundible Jorge Galleguillos –de sombrero de paja y larga barba-, los mineros compartieron con algunas estrellas de la competencia y sus equipos, como los españoles Marc Coma (KTM) y Carlos Sainz (Volkswagen).