Tras crecer 6,1% en junio

Economía chilena cierra la primera mitad de 2011 con alza de 8,4%

Autoridad confía en que el país termine la temporada con un avance de alrededor de 6,5%, pese a las turbulencias externas. 

viernes, 05 de agosto de 2011  

Una expansión de 8,4% durante el primer semestre de este año acumuló la economía chilena, según se desprendió del Indicador Mensual de Actividad Económica (Imacec) correspondiente a junio, que registró un avance de 6,1%.

Según el Banco Central, el sexto mes presentó igual cantidad de días hábiles que junio de 2010 y en el resultado incidió principalmente el crecimiento de la actividad comercial e industrial.

“El crecimiento de la economía chilena en junio pasado superó los pronósticos. Se hablaba de una expansión de 5,7%, que era lo que planteaban los analistas, y finalmente la economía creció 6,1%. El carro lo está liderando el comercio, la construcción, la agricultura, el transporte y la industria”, explicó el ministro de Hacienda, Felipe Larraín.

“En un mundo con una situación compleja, que vive una convulsión económica, es una buena noticia que nuestra economía, sobre bases sólidas, sigue creciendo y generando empleo”, agregó.

El secretario de Estado hizo ver que la base de comparación se había puesto más difícil, ya que en junio de 2010 la economía chilena creció 6,4%. “Nos estamos comparando con meses de mayor crecimiento y, aún así, nuestra economía sigue creciendo”, precisó.

Añadió que lo anterior hace mirar 2011 con optimismo. Este año “vamos a superar el 6% de crecimiento, probablemente vamos a estar en torno a 6,5%, o un poco por sobre 6,5%, incluso considerando una natural desaceleración en la segunda mitad de este año, que hemos planteado siempre”.

Puntualizó, en ese sentido, que “no creemos que la economía va a seguir creciendo al 8%”, y que, de hecho, “ya vemos una cifra de crecimiento que consideramos más de largo plazo”, aludiendo al Imacec de junio

El jefe de las finanzas públicas también destacó las cifras de remuneraciones dadas a conocer hoy por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), que revelaron una expansión de 5,8% en 12 meses.

“Ésa —resaltó— es otra buena noticia porque las remuneraciones están creciendo más que la inflación, y eso significa que está aumentando el poder adquisitivo de los salarios”.

Con todo, el titular de Hacienda aseguró que el país enfrenta desafíos importantes de la economía internacional, toda vez que —concretamente este jueves 4 de agosto— hubo mucho nerviosismo en los mercados financieros, particularmente por noticias provenientes de Estados Unidos y Europa.

“Quiero hacer un llamado a la tranquilidad de los chilenos: No reaccionemos con nerviosismo, las bases de la economía chilena están sólidas y, por lo tanto, podemos tener tranquilidad”, declaró.

No obstante, Larraín insistió en que “eso no significa que seamos inmunes o que estemos blindados de lo que ocurre en el resto del mundo. La situación de la economía internacional es compleja y el crecimiento futuro no lo tenemos asegurado”.

Consultado sobre si es posible que Chile crezca más de 6% este año si es que Estados Unidos entra en recesión, el titular de Hacienda respondió que tiene la esperanza de que ese país no entre en una fase de decrecimiento.

“Más bien, lo que veo es que hay una situación de desaceleración, aunque hoy hubo una noticia positiva respecto de la creación de empleo”, dijo.
De todas formas, Larraín advirtió que “si esto desencadenara una situación más compleja en la economía mundial, es muy difícil que la economía chilena permanezca como una burbuja y que no sea afectada por esta situación”.

Destacó, en todo caso, que las bases de nuestra economía son sólidas, ya que Chile tiene uno de los niveles de riesgo país más bajos del mundo, un nivel de deuda pública que es muy bajo y activos externos netos positivos, lo que convierte a nuestro país en un acreedor del resto del mundo y no un deudor, “situación que es muy única en el mundo”.