Preguntas Frecuentes

Resultados por:  Negocios  |  Turismo  |  Estudiar  |  Vivir

 

Nuevo sitio web chileno crea catálogo de músicos de la calle


En los autobuses y esquinas de las calles, en los cafés y plazas de la ciudad, los artistas callejeros de Santiago son portadores esenciales de las tradiciones culturales de la ciudad. Algunos interpretan canciones populares conocidas, otroa escriben piezas originales, mientras que el resto explora géneros más contemporáneos como el rap, la percusión africana y la danza. Un nuevo proyecto llamado Santiago Sonoro, el primero en su tipo, realizó un catálogo en línea de esta música, poniéndola a disposición del público y creando así un registro histórico de un segmento de la producción cultural de la ciudad.

 

Los inicios

 

El director del proyecto, Miguel Ángel Devia, comenzó a construir el sitio web en abril de 2010, usando su grabadora de mano para capturar las canciones de los artistas de la calle que se escuchan en todo Santiago.

 

Debido a que muchos de estos trovadores cantan en los autobuses que corren a lo largo y ancho de la capital, las principales intersecciones de la ciudad sirven como importantes enlaces de intercambio para ellos. "Estas intersecciones", dice Devia, "son las cunas donde los músicos de la calle se nutren".

 

En estas intersecciones y esquinas de la ciudad, Devia ha registrado a artistas de todas las edades, procedencias y estilos. Realizadas en las calles, estas grabaciones capturan los sonidos de los coches y los peatones como parte de la música en sí. Las grabaciones, luego, son subidas a la página web junto con fotografías, biografías y, en algunos casos la información de contacto.

 

Los callejeros de Santiago

 

Por ahora, Santiago Sonoro trabaja con cerca de 100 artistas de la calle, una pequeña fracción de lo que dice Devia, en una ciudad de 1.500 callejeros, muchos de los cuales se han desempeñado aquí durante décadas.

 

"Históricamente, la mayoría de los callejeros tocaba música tradicional", explica Devia, "pero en los años ‘90 empezaron a llegar influencias desde el exterior. Ahora yo diría que alrededor del 30% interpreta canciones tradicionales, el 30% son raperos y el 40% toca otros tipos de música. "

 

Para Devia, estos músicos sirven como un registro cultural de la vida de la ciudad. Algunos callejeros mantienen las formas tradicionales, como la cueca, haciéndola presente en el día a día de Santiago, mientras que otros honran la memoria de los iconos chilenos Violeta Parra y Víctor Jara, figuras clave en el movimiento popular de la década de los ‘60.

 

Por otra parte, los sonidos de la zampoña y la flauta peruana dan testimonio de la reciente historia de la inmigración en Chile, mientras que los jóvenes raperos riman acerca de las aspiraciones globales del país.

 

Un mapa musical

 

A medida que el proyecto avanza, Devia espera incorporar cuantos músicos les sea posible. "La idea es que todos participen, sin discriminación", enfatiza, incluyendo tanto a los artistas como a los mismos ciudadanos. "Si estás en un autobús y escuchas a un intérprete, usa tu teléfono para grabar y tomar fotos. Es un proyecto de colaboración. "

 

Un evento de lanzamiento celebrado en el galpón Víctor Jara de Santiago, atrajo una audiencia de 250 personas, quienes disfrutaron de las actuaciones de seis bandas de la calle y el popular grupo de cumbia Chorizo Salvaje, cuyos miembros también comenzaron como callejeros.

 

El productor de Santiago Sonoro, Javier Pacheco, dice que el siguiente paso será ampliar el proyecto más allá de Santiago a ciudades chilenas como Antofagasta, Valparaíso y Temuco, las cuales tienen sus propias tradiciones en cuanto a espectáculos callejeros.

 

Pacheco y Devia planean buscar financiamiento para el futuro del proyecto en las universidades, embajadas e instituciones culturales. "Eventos como el lanzamiento de la noche anterior no nos benefician económicamente", dice Pacheco. "Nosotros hacemos esto porque amamos la música."

 

Antes de seguir adelante los planes de expansión, Devia y su equipo tienen más de 1.400 artistas de la calle que grabar en Santiago. En la elaboración de este registro, Devia espera no sólo apoyar a callejeros, sino que también crear un mapa cultural de Santiago a través de las personas que lo llenan con la música.