Astrónomas chilenas detectan por primera vez “esmog” galáctico

Académicas de la Universidad de Chile observaron monóxido de carbono desde el desierto de Atacama.

Un equipo compuesto por astrónomas chilenas detectó por primera vez en el universo un compuesto sumamente común en la Tierra pero raro en las galaxias enanas. Se trata del monóxido de carbono (CO), parte primordial del esmog, que ha sido captado por primera vez en este tipo de constelaciones.
El estudio, publicado en la revista científica Nature, fue realizado por la profesora del Departamento de Astronomía (DAS) de la Universidad de Chile Mónica Rubio y su compañera Celia Verdugo,  estudiante de magíster del mismo organismo para el momento del descubrimiento, entre otros especialistas.
Las moléculas de la misma sustancia que se encuentra en el esmog de las grandes ciudades fue observada en la galaxia irregular WLM a través del telescopio Atacama Pathfinder Experiment (APEX), ubicado a 5.100 metros de altura en la Región de Antofagasta, ubicada 1.400 kilómetros al norte de Santiago.
El descubrimiento no solamente es pionero para el área de la astronomía, sino que podría entregar además nuevas luces sobre el proceso de formación de estrellas en los inicios del universo.
La importancia de su hallazgo, según Mónica Rubio, es que “si no hay CO no sabemos si hay hidrógeno molecular, y esta última sustancia es indispensable para la formación de estrellas en galaxias como la nuestra o parecidas”.
Hasta ahora, los astrónomos no lograban comprender cómo las galaxias de baja metalicidad, es decir, con poca cantidad de elementos químicos como carbono y oxígeno, lograban formar estrellas pese a no tener los “ingredientes” necesarios.
Por lo tanto, entender el proceso mediante el cual nacen nuevas estrellas, según Mónica Rubio, es además “fundamental para comprender la evolución del universo”.
“Siempre dudamos de si es que estas galaxias tenían CO, porque tenían muy baja cantidad de ingredientes o porque no teníamos los instrumentos adecuados para detectarlo, pero con APEX lo logramos”, agregó la investigadora.
A partir de este año, las observaciones de la galaxia irregular WLM dejarán este telescopio y se realizarán en el recientemente inaugurado radio observatorio ALMA, en el desierto chileno. Este trabajo fue aprobado entre las 1.133 propuestas presentadas por la comunidad científica internacional para usar ALMA.
“Estudiaremos en mayor detalle el hallazgo de monóxido de carbono en esta galaxia, para seguir entendiendo el proceso de formación estelar en escenarios tan complejos como lo fue el inicio de nuestro Universo”, afirmó Rubio.

Fuente: emol.com

Imagen: cortesía Atacama Pathfinder Experiment (APEX)/ Carlos Durán/ Michael Dumke