Chilenos suman siete medallas en el Korea Open de taekwondo

De la mano del juvenil Camilo Pérez, campeón en 55 kilos, la delegación cerró la participación más destacada que se recuerde en el tradicional torneo de artes marciales.

twd550

Una inédita cosecha de siete medallas consiguió la selección chilena de taekwondo en la reciente edición del Korea Open, el más tradicional de los torneos de esta modalidad de artes marciales, que se realiza anualmente en Gumi, Corea del Sur.

El juvenil Camilo Pérez logró la primera medalla de oro para Chile en las siete versiones del campeonato al derrotar al tailandés Takdanai Changkae en la categoría 55 kilos.

En la misma serie de peso, Carlos Valdebenito logró medalla de bronce, lo mismo que Melissa Berríos en 46 kilos. A esta gran actuación de los junior, se sumó el bronce obtenido por Victoria Álvarez en 46 kilos adultos.

Posteriormente, María José Jara (57 kilos) y Arnold Torres (58) se quedaron sus sendas preseas de bronces, mientras que la juvenil Catalina Fierro (63) cerró con una de plata la inédita participación nacional, que sumó siete podios.

“Este resultado es inédito. Nunca habíamos logrado tantas medallas y el hecho de que hayamos subido al podio en las series Adultos y en Junior indica que estamos trabajando bien el presente y el futuro’’, comentó el entrenador Felipe Soto.

Según el director técnico, el rendimiento de los deportistas chilenos “ratifica la solidez de los resultados que ha venido consiguiendo el taekwondo nacional desde la obtención del Sudamericano por equipos en Viña del Mar 2009’’.

El Abierto de Corea representa para el equipo de Chile su máximo punto en la preparación del Panamericano que se desarrollará en diciembre en la ciudad mexicana de Querétaro. Y será además un punto clave en la definición del equipo que irá en marzo próximo al clasificatorio continental en Lima, tras los cupos para los Panamericanos de Guadalajara 2011.

Previo a esta edición del certamen celebrado en Asia, Chile apenas sumaba dos podios: las platas obtenidas por Yenny Contreras (2003) y Mario Guerra (2007).