Clasificadoras de riesgo destacan cualidades de Chile para enfrentar la reconstrucción

Si bien la economía chilena se resentirá fuertemente en los próximos meses, los esfuerzos propios de la recuperación y la estabilidad macroeconómica del país permiten proyectar una recuperación sólida en el mediano plazo.

La fuerza institucional y macroeconómica del país facilitarán la reconstrucción
La fuerza institucional y macroeconómica del país facilitarán la reconstrucción

Consenso existe entre los bancos de inversión y las clasificadoras de riesgo internacional respecto de que aún es demasiado pronto para evaluar completamente los efectos del megaterromoto y tsunami del 27 de febrero en la economía chilena. Si bien las entidades coinciden en que en un primer momento el crecimiento económico de Chile se verá afectado, también se estima que las labores propias de la reconstrucción permitirán una reactivación financiera en el mediano plazo.

De esta manera el grupo de inversión estadounidense Goldman Sachs proyecta que la recuperación en Chile tras el sismo, será en forma de “V”. El daño físico y las interrupciones causadas por el terremoto afectarán la actividad en marzo y en el segundo trimestre del 2010, pero esperamos que la reanudación de la actividad gradual y la reconstrucción traigan una fuerte recuperación durante el segundo semestre de 2010 y 2011″, señala la entidad en un informe emitido el viernes pasado.

Con estas estimaciones en mano, la clasificadora bajó su pronóstico para el PIB real de Chile en 2010 de 5,2% a 4,5%, mientras que la inflación debiera rondar en torno al 4% para finales de año.

“Los trastornos causados por el terremoto probablemente agregarán presiones por el lado de la oferta a la inflación en el próximo par de meses. Es probable que la inflación vuelva dentro del rango antes de lo esperado”.

Contribuye a este positivo panorama el hecho del que el Banco Central mantiene su política monetaria, lo que permite apoyar el ritmo de reconstrucción a la vez que asegura que la expansión fiscal planeada se financie con “parte de los ahorros del Tesoro en el Fondo Soberano y con una mezcla de préstamos internos y externos, de mercados capitales internacionales y agencia multilaterales.

Además, Goldman Sachs anticipa que el peso chileno seguirá siendo “atractivo como moneda de financiamiento para otras operaciones de divisas” todo lo que será apoyado por la decisión de expandir el gasto fiscal, debidamente respaldado por la entrada de capital extranjero.

Por último, el informe destaca que una deuda adicional que no debiera afectar la clasificación de riesgo país debido a “la fuerza institucional y macroeconómica del país para lidiar con esta adversidad”.

Coincide con esta apreciación la clasificadora Standard & Poor que estima que se producirá en un primer momento un “golpe significativo al crecimiento – y a la recuperación que ya iba en camino- en la primera mitad del año, los esfuerzos de reconstrucción probablemente levantarán la actividad económica.

Según el propio informe preparado por la entidad la calidad del crédito en Chile “debería permanecer relativamente estable en el corto plazo” situación que explica la decisión de no modificar, por ahora, su estimación de que el PIB real en 2010 llegará al 5%, cálculo que se basa en “el reforzamiento de la demanda tanto interna como externa”.

Asimismo, la institución destaca la baja deuda de Chile, la cual abre “espacio para aumentar el gasto en esfuerzos de reconstrucción”, lo que también permitiría al país absorber” cualquier pérdida financiera potencial sin afectar su solvencia. La historia política del Gobierno de Chile le permite su amplia flexibilidad fiscal y monetaria para responder a la crisis interna, como lo hizo en 2009 en medio de la recesión global“, concluye el documento.