El prometedor mercado de la rosa mosqueta en Chile

Desde hace 30 años, Chile es el principal productor de este fruto silvestre con un 85% de la oferta mundial. Todo gracias al clima frío y lluvioso de la Cordillera de Los Andes.

elprometedormercadodelarosamosquetaenchile550x290thisischile

En la antigüedad fue utilizada por los conquistadores españoles como una barrera natural contra los intrusos, e incluso hasta hace algunas décadas era considerada “maleza”. Sin embargo, hoy se sabe que la rosa mosqueta posee magníficas propiedades y usos cosméticos, que empresas chilenas bien han sabido aprovechar, transformando al país en su principal productor mundial.

Según la Fundación para la Innovación Agraria (FIA), entidad encargada de promover la transformación de la agricultura y de la economía rural del país, este fruto silvestre es la principal planta medicinal exportada desde Chile, con un volumen de cinco mil toneladas por año, principalmente como cascarilla deshidratada. Alemania, Suecia y Estados Unidos son los principales países de envío.

Las empresas pioneras

Carlos Amín comenzó exportando cascarilla de rosa mosqueta deshidratada a industrias alimenticias, nutracéuticas y cosméticas en Alemania mediante su empresa Coesam. Hoy, tras 30 años de trabajo, no sólo comercializa el fruto seco, sino además otro nuevo rubro de exportación: la pepa de mosqueta, que queda como desecho del proceso de deshidratación y posee un alto grado de demanda en el mundo por sus principios medicinales activos y generadores de tejido.

Pero eso no es todo. Además de las materias primas, esta empresa decidió comercializar sus propios productos hechos a base de rosa mosqueta, como cremas, shampoo y jabones. México, Ecuador y Venezuela en América; Japón y Taiwán en Asia y España en Europa, son algunos de sus mercados más importantes.

Rosehip Oil, en tanto, comenzó hace más de 20 años exportando aceite de rosa mosqueta en todas sus variedades en Chile. Actualmente, exportan a Canadá, Estados Unidos; Europa, Latinoamérica y también a Japón, China, Indonesia y Malasia.

Cicatrizante y elixir de la eterna juventud

La rosa mosqueta es ampliamente requerida en todo el mundo por ser una de las pocos arbustos con propiedades cicatrizantes y regeneradoras. Según un estudio de la Facultad de Química y Farmacología de la Universidad de Concepción en Chile, la aplicación continuada del aceite de este fruto atenuó de manera efectiva las cicatrices de los pacientes que habían sufrido cirugías, quemaduras y otras afecciones.

Otras de sus propiedades son:

  • Evita la deshidratación de la piel, debido a sus altos niveles de ácidos grasos
  • Previene el envejecimiento prematuro de la piel, retardando la aparición de arrugas y atenuando las líneas de expresión
  • Combate los efectos del foto- envejecimiento, protegiendo y reparando el daño causado producto de la excesiva exposición a la radiación solar
  • Combate la celulitis
  • Ayuda contra los síntomas del resfrío, pues sus frutos son ricos en vitaminas A, B, C y E.

Esta entrada también está disponible en Inglés