FIL Guadalajara se rinde ante la fiesta de Los Tres y Café Tacvba

Recuerdos de Mistral, presentación de Lemebel y lecturas de Zurita completaron la oferta chilena.

Un encuentro entre amigos, tanto de los artistas como de la comunión que se formó con el público. En eso se convirtió el concierto que ofreció la destacada banda Los Tres en la explanada de la Feria del Libro de Guadalajara, escenario que los chilenos compartieron con invitados estrellas: Café Tacvba. Los 5 mil asistentes dentro del recinto y varios cientos más que escucharon a las bandas desde las afueras, desataron una fiesta de canto y baile con temas como Hojas de té, Torre de Babel y He barrido el sol.

Pero el clímax de la jornada se vivió cuando los aztecas interpretaron su cover de Déjate caer, con los músicos de ambas agrupaciones. La explanada se venía abajo.

De ahí en adelante, todo fue fiesta. Tírate, Olor a gas y Amor violento sonaban fuerte y del público emanaba una ovación ensordecedora. “Y más encima bailan”, dijo Álvaro Henríquez al despedirlos, después de alrededor de media hora compartiendo juntos, intercambiando instrumentos y abrazos.

Y no fueron los únicos invitados, porque María Esther Zamora y Pepe Fuentes trajeron hasta la ciudad tapatí el folclor y la música popular. Con cuecas animaron al público que los acompañó con las palmas y  celebró sus amenas intervenciones.

Con La espada y la pared, los chilenos se despidieron de la explanada FIL, no sin antes homenajear a los presentes interpretando la ranchera Jefe de jefes, de Los Tigres del Norte.

La agenda comenzó antes para los chilenos, cuando el bajista Roberto Titae Lindl presentó en el auditorio del pabellón chileno su libro “Los tr3s”, imágenes de la historia de la banda registradas por el propio músico. “Lo que transmite es la vida de una banda de rock desde una mirada íntima. Esas fotos no las podría haber tomado un externo”, contó. En definitiva, “escuchando los discos y mirando el libro podrán entender quiénes son Los Tres”, remató.

Diversidad temática

La sexta jornada de Chile como país invitado de honor en la FIL se convirtió en una de las más diversas en cuanto a mesas temáticas y actividades realizadas tanto en el pabellón, como en los distintos salones del Expo Guadalajara, espacio donde se lleva a cabo el encuentro. 

El día partió con las puertas abiertas del recinto principalmente para los estudiantes, los que visitaron la FIL en masa. Fueron cerca de 30 mil niños y adolescentes que participaron de las actividades.

Todos los que llegaron al lugar se encontraron con una programación chilena que apostó por la diversidad. Mesas de Ilustradores, Libro digital infantil, Literatura y fútbol, Literatura joven, Cocina chilena, además de las presentaciones de los libros Háblame de amores, de Pedro Lemebel.

También hubo especial dedicación para Gabriela Mistral, con la conferencia de Pedro Pablo Zegers, quien abordó la relación de la poetisa chilena con México- También presentó  dos libros sobre la Premio Nobel: Gabriela Mistral y México e Hija querida. Cartas de Palma Guillén a Gabriela Mistral.

Sin embargo, la dedicación e interés por conocer más acerca de la maestra oriunda de Vicuña quedó demostrada con el auditorio del pabellón, en su cupo máximo, viendo la proyección de Locas mujeres, dirigida por María Elena Wood, directora del documental que luego se integró al panel de conversación con Zegers en la mesa Gabriela Mistral Revisitada.

Raúl Zurita, uno de los más esperados, se presentó en el Salón de Poesía repleto de público. Atentamente, escuchaban el relato del escritor nacional, que entregó en un ambiente íntimo, parte de su poesía con la que encantó  a los asistentes.