Gente: tradición en movimiento con mirada de futuro

Gente conectada con el mundo y abierta al cambio, sin que ello implique resignar sus valores. Que siempre está en movimiento, con espíritu joven y ganas de aprender. Amante de la libertad y del respeto por la diversidad.

pagina_idioma_690

Los chilenos tienen el carácter que su tierra les imprime. Cada contraste determina un modo de habitar y deja su huella particular en la idiosincrasia de un pueblo que mira más allá, a pesar de las distancias que la geografía le impone.

Gente conectada con el mundo y abierta al cambio, sin que ello implique resignar sus valores. Que siempre está en movimiento, con espíritu joven y ganas de aprender. Amante de la libertad y del respeto por la diversidad. Que no sólo convive con sus diferencias, sino que gracias a ellas avanza. Personas que atraen por su hospitalidad y sus ganas de crecer.

Trabajadores y constructores por naturaleza, son capaces de levantarse una y otra vez; de tomar en brazos sus sueños como a una guagua a la que hay que cuidar muy bien; de crear familias que, aunque pueden armarse y reinventarse permanentemente, siempre están ahí, con su sabor a pan con palta y a comida casera, para resguardar lo más propio.

Personas que echan raíces por amor a su tierra. Tierra que a veces se despierta y, tal como lo hacen nuestros quiltros después de sus siestas, se sacude bajo esos pies bien plantados y que, en esos casos, tienden a unirse más. Porque no hay que olvidar que los chilenos son seres de una tenaz sensibilidad.

Esta entrada también está disponible en Inglés