Gobiernos extranjeros solidarizan in situ con Presidenta de Chile

Los mandatarios de Brasil y Perú, así como la jefa de la diplomacia estadounidense, viajaron a Santiago sumar las múltiples colaboraciones de la comunidad internacional.

lulabacheletterremotochile

En línea con las numerosas muestras de solidaridad internacional, la Presidenta Michelle Bachelet ha recibido, pocas horas después del terremoto que asoló a cerca del 70% del territorio chileno, la visita de altos representantes de gobiernos extranjeros.

Inmediatamente tras participar en la ceremonia de traspaso de mando presidencial en Uruguay, el primer mandatario brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, posó su avión en el aeropuerto internacional de Santiago.

“Brasil hará todo lo posible para que el pueblo de Chile sufra lo menos posible con esta catástrofe”, sentenció brevemente el gobernante, cuya administración aportará con rescatistas y hospitales de campaña.

Desde Estados Unidos, la secretaria de Estado, Hillary Clinton, trajo a Chile una primera partida de 25 teléfonos satelitales, de un total de 62 prometidos, al tiempo que anunció el purificadores de agua, hospitales de campaña, máquinas de diálisis y generadores eléctricos.

La jefa de la diplomacia de Washington celebró el “gran liderazgo” demostrado por Bachelet y realizó un “homenaje a la fuerza del pueblo chileno, que ha demostrado tener enorme coraje en esta situación”, según reprodujeron medios locales.

La tercera visita de la jornada del martes, a tres días de ocurrida la tragedia que dejaba al cierre de esta nota 795 muertos y dos millones de desplazados, fue la del presidente peruano, Alan García.

Durante su breve paso por Santiago, el líder político vecino ofreció un hospital de campaña y 21 médicos, además de carpas, toldos, purificadoras de agua, alimentos enlatados y agua.

Las llegadas de Lula, Clinton y García se concretaron a poco de que el Gobierno de Chile oficilizara ante Naciones Unidas la solicitud de ayuda de la comunidad internacional.

Apenas ocurrido el desastre, desde Argentina fueron enviados tres hospitales de campaña con equipos electrógenos, dos plantas potabilizadoras, vacunas para la hepatitis A y teléfonos satelitales.

Para este martes se esperaban 7,5 toneladas de ayuda humanitaria y más de 60 socorristas de la Agencia de Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), en un avión que transportaba también un hospital de campaña.

En otras manifestaciones de respaldo, la Cruz Roja hizo un llamado de emergencia para recolectar 6,3 millones de dólares para cubrir las necesidades de las 15 mil personas más damnificadas por los próximos seis meses.

Indonesia entregó un millón de dólares y Corea del Sur anunció pertrechos avaluados en 2 millones de dólares. De la misma forma, diplomáticos de la Unión Europea recorrerán las regiones devastadas para coordinar la ayuda del bloque.

De acuerdo a reportes de la agencia EFE, La Habana aportará con una brigada de 27 médicos, tiendas de campaña, instrumental, equipos, medicamentos y su propia comida.

Por su parte, el jefe del ejecutivo de Bolivia, Evo Morales, prometió la donación de la mitad de su salario y 40 toneladas de agua embotellada, en el marco de una campaña de recolección de fondos para los afectados por los desastres naturales de Chile y Haití.