Una mirada a la comida tradicional de Chile durante sus Fiestas Patrias

Todo el país se une para celebrar los 200 años de la independencia en un feriado de cuatro días es momento para descansar, bailar, tocar música, cantar, y, lo más importante de todo, comer y tomar.

asado550x290

Según la prensa chilena, la mayoría de la gente sube entre 2 y 3 kilos durante las celebraciones del feriado nacional. Es el periodo del año en que las panaderías venden más pan. La demanda de carne de vacuno, de salchichas y bebidas alcohólicas también se incrementa.

Durante los cuatro días de celebración, la ciudad se convierte en un asado gigante con su olor característico emanando de las casas día y noche. Es fácil dejarse llevar por toda la comida y bebida que se ofrece. La comida, servida en ‘fondas’- espacios cerrados donde los chilenos instalan asados y sistemas de sonido para las fiestas –, está pensada para ser consumida durante el festejo, y no requiere de un plato o tenedor. Pero en los asados en casa, la comida puede llegar a ser un poco más elaborada incluyendo ensalada, salsas y postres.

Las empanadas son tal vez la comida chilena más famosa y tradicional. Consiste en una masa cocinada en horno rellena de carne molida, cebolla, pasas, huevo duro y una aceituna. Otro elemento común de las fiestas patrias y el asado chileno es el ‘choripan’. Esta es una palabra combinada para describir un chorizo en un pedazo de pan. Los ‘anticuchos’- pinchos de carne, cebolla, salchicha y pimentones – siempre están presente en la parrilla.

Chile es el segundo consumidor más grande de pan después de Alemania. Se estima que cada persona consume 96 kilos de pan al año y sus ventas incrementan durante las celebraciones de bicentenario. El mejor acompañamiento del pan es el ‘pebre’, un tipo de salsa preparada con tomate, cebolla, ají, cilantro y aliño. La ensalada mas popular es la ‘ensalada chilena’ que consiste en rodajas de tomate y cebolla. La ensalada de papas y mayonesa también es común en los asados.

Una celebración ‘dieciochera’ no es tal sin vino y ‘chicha’, una bebida alcohólica a base de uva similar a la cidra. A veces se sirve vino blanco helado con duraznos en conserva llamado ponche. La bebida nacional, el pisco, es el ingrediente principal de la  ‘piscola’ (un tercio de pisco, dos tercios de coca cola) y del ‘pisco sour’ (3 medidas de pisco, 2 medidas de limón, y una medida de azúcar en la juguera).

Para el postre, siempre es bienvenido un ‘mote con huesillo’ que es una bebida no alcohólica bastante calórica. El mote es un grano servido en un vaso con pedazos de duraznos o a veces ciruelas deshidratadas (huesillos) cubiertos en un jugo acaramelado. En las casas, también es común servir pie de limón de postre.

Esta entrada también está disponible en Inglés