Año Nuevo Indígena

Desde el 21 al 24 de junio diversas comunidades indígenas llevan a cabo sus festividades para recibir un nuevo año y celebrar el regreso del sol.

Ibar Silva | Flickr
Ibar Silva | Flickr
English version Indigenous New Year

Este 21 de junio no solo es la fecha oficial en la que damos comienzo al invierno, ya que a partir de hoy hasta el 24 de junio diferentes pueblos originarios de nuestro país llevarán a cabo sus celebraciones del Año Nuevo Indígena, el cual ocurre junto al solsticio de invierno. Esta fecha representa el camino de regreso del Sol a la Tierra. Regresa la luz, las noches se volverán más cortas y los días más largos a lo largo de los próximos seis meses.

Para los pueblos indígenas tanto los solsticios como los equinoccios siempre fueron de importancia ya que a través del comportamiento del sol podían entender mejor la naturaleza que los rodea y de la cual dependen constantemente para el ganado y la agricultura. Es un período considerado como un renacer, la cosecha ya ha finalizado y ahora la tierra se prepara para la época de siembra. Los brotes emergen, los animales cambiarán el pelaje y los caudales presentarán un incremento en sus aguas por las lluvias y deshielos.

Diversos pueblos comienzan sus ceremonias rituales para dar paso a este nuevo año, dando gracias a la madre tierra y al padre sol, solicitando un año productivo y lleno de prosperidad para su ganado y sus cosechas. El pueblo Aymara celebra el “Machap Mara” o separación del año. En esta fiesta se entregan ofrendas a la madre tierra o Pachamama para agradecer su generosidad, con el objetivo de reestablecer la armonía, todo en un espíritu de comunidad junto con bailes, música y comida.

El pueblo quechua, por su parte, celebra esta fecha bajo el nombre “Inti Raymi”, fiesta de agradecimiento a la naturaleza y al astro solar Inti, ritual heredado de la cultura Inca. El pueblo Kolla también se hace parte en la celebración de este año nuevo bajo el nombre de “Huata Mosoj”, la cual se realiza al amanecer y es llevada a cabo por un Yatiri, que corresponde a una persona sabia elegida por las fuerzas espirituales.

Otro pueblo en el norte de Chile que celebra esta fecha son los Atacameños, bajo el nombre de “Likan Antai”. Durante este evento se enciende fuego para pasar el frío y alrededor de este se recita “Aijate, aijate al jumor” en lengua kunza, lo que significa “allégate al fuego”, mientras le ruegan a la Pata Hoiri (o madre tierra).

Esta fecha también adquiere gran importancia en la cultura Rapa Nui, donde se celebra el “Aringa Ora o Koro” que traduce como “El rostro vivo del patriarca”. Durante este rito se celebra el comienzo de una nueva temporada y el cordón umbilical de la vida, como un símbolo de fertilidad y productividad. Durante este evento también se homenajean a los patriarcas de la familias, junto a los linajes y parientes de la comunidad.

Una de las celebraciones más populares hoy en día es la del pueblo mapuche, que recibe el nombre “We Tripantu” o “Wiñoi Tripantu”, que en lengua mapudungun significa “la nueva salida del sol”. Generalmente se celebra en la víspera del 24 de Junio, donde se juntan en una casa anfitriona donde cada asistente lleva su yewüm (aporte en alimentos o presentes) y como grupo comparten historias y cuentos de la cultura mapuche. También se realizan bailes ceremoniales en torno a un fogón y juegos tradicionales, todo acompañado de comida de tradición mapuche como lo son el muday o mültrün.

Cuando amanece lo primero es ir a bañarse a un río para eliminar todo lo viejo y los malos espíritus, luego se reúnen para recibir al sol y exclaman “¡Akuy we tripantu!” y “Wiñoi tripantu” (“¡Llegó el año nuevo!” y “Regresa el amanecer” respectivamente). Durante el resto de día diversas actividades ceremoniales y de festejo se realizan para empezar el año nuevo con prosperidad.

Esta entrada también está disponible en Inglés