Archipiélago de Juan Fernández, un paraíso para el mundo animal

Compuesto por las islas de Robinson Crusoe, Alejandro Selkirk y Santa Clara, el archipiélago de Juan Fernández cuenta con una impresionante diversidad de especies del mundo animal.

JOSE CARVAJAL/AGENCIAUNO/TERRA
JOSE CARVAJAL/AGENCIAUNO/TERRA

A 670 km. de nuestro territorio continental se encuentran los tres islotes que forman el Archipiélago de Juan Fernández. La isla Robinson Crusoe, conocida anteriormente como “Más a Tierra” por su posición en relación a las otras islas, Alejandro Selkirk o “Más Afuera” y la isla más pequeña de Santa Clara, se presentan como un lugar único en el mundo tanto por su flora y fauna, como por su increíble geografía.

Con un clima tropical, islas de origen volcánico, una historia que incluye historias de piratas y tesoros y geografía en la que destacan grandes acantilados y quebradas al borde de aguas cristalinas; Juan Fernández se ha mantenido como un lugar enigmático para el general de la población chilena que lo han convertido en un destino especial para los amantes de la naturaleza y deportes como las caminatas y el trekking. También se destacan las costas de la isla de Robinson Crusoe, que son el paraje perfecto para bucear y conocer el paisaje marítimo que es único en el mundo.

Destaca principalmente la impresionante variedad de especies que habitan en el archipiélago, convirtiéndolo en uno de los lugares del mundo con uno de los niveles más altos de endemismo; es decir, la mayoría de las especies que viven en alguna de las islas del archipiélago no se encuentran en ningún otro lugar del planeta. No es solo el aislamiento físico el que provoca este particular fenómeno sobre la población animal del sector, sino que es también el efecto de las corrientes marítimas que alejan el ecosistema del de otras islas. Es este el caso del lobo de mar de dos pelos, que es el único mamífero endémico, o el picaflor de Juan Fernández, que es la única especie de picaflor insular que existe alrededor del mundo.

Considerando la importancia de la conservación de estas especies y apoyado por estudios realizados en 2014 y 2015 por investigadores de la Universidad de Hawaii y National Geographic y publicados por la ONG Oceana, se descubrió que Robinson Crusoe y la Isla Santa Clara, junto con las Islas Desventuradas, contaban con un nivel de 62% de especies marinas endémicas, siendo las cifras más altas a nivel mundial. Tomando en cuenta este importante dato es que a inicios del 2016 se decretó la formación de una nueva Área Marina que entrega protección a 11 mil kilómetros cuadrados correspondientes al archipiélago de Juan Fernández.

Este espacio, bautizado como Mar de Juan Fernández, no solo es una prioridad para la región de Valparaíso, a la que pertenece este mágico lugar; sino que también se encuentra entre los 11 sitios irremplazables para la conservación marítima a nivel mundial. Esto último es particularmente importante ya que los islotes se encuentran justo en la ruta migratoria de especies que están protegidas a nivel mundial, como es el caso de la ballena jorobada, la majestuosa ballena azul o los cachalotes, entre otros varios cetáceos.

El área es el epicentro para estudios científicos e investigaciones que continúan encontrando especies nuevas; así como para los habitantes y pescadores de las islas, quienes siempre han sido los principales interesados en cuidar y resguardar los recursos inigualables del archipiélago.

Esta entrada también está disponible en Inglés