Astrónomo chileno descubre planeta gigante que permite realizar proyecciones del futuro del sistema solar

sistema-solar_284125_1_5de7fd23cf543_950x535

Se trata de la primera evidencia de un astro orbitando a una enana blanca en forma de un disco de gas producido a partir de su atmósfera en evaporación. Este gira en su entorno «una vez cada 10 días, dejando una cola de gas similar a un cometa a su paso, compuesta de hidrógeno, oxígeno y azufre», explicó el coautor de la investigación.
Modelo único

El descubrimiento fue realizado con la utilización del Very Large Telescope (VLT) del Observatorio Europeo Austral, instalado en Chile), con el cual se ha podido sugerir que podrían haber otros planetas alrededor de ese tipo estrellas, esperando ser descubiertos.

«Se sabe que los elementos pesados que vemos en las atmósferas de enanas blancas vienen de la acreción de material planetario como cometas y asteroides. Por eso se hicieron famosas, ya que permiten estudiar la composición química de planetas rocosos. Sin embargo, ahora encontramos que una enana blanca también puede adicionar material de la atmósfera de un planeta gaseoso y podemos verlo cayendo en ella», sostuvo Schreiber.

El científico demostró que la enana blanca caliente (de 28 mil grados Celsius), produce la evaporación lenta de este gigante helado, bombardeándolo con fotones de alta energía y convirtiendo su masa perdida en un disco de gas alrededor de la estrella, que rota a una velocidad de más de tres mil toneladas por segundo.

Futuro del sistema solar

Schreiber advirtió que «en cierto sentido el hallazgo nos brinda una visión del futuro muy lejano de nuestro propio sistema solar».

Finalmente, Schreiber, y llevando el caso al sistema solar, comentó que «cuando nuestra estrella se quede sin combustible, en aproximadamente 4 mil 500 millones de años más, eliminará sus capas externas, lo que destruirá Mercurio, Venus y, probablemente, la Tierra, quedando la enana blanca al centro del sistema».