Chile ampliará el sistema de peajes en movimiento de sus autopistas

La medida quintuplicará la velocidad de circulación por las zonas de cobro en las vías que conectan la capital con la carretera Panamericana y las playas del Pacífico.

autopistasantiagoturismochile550

La zona central de Chile contará próximamente con una red integrada de peajes en movimiento en sus autopistas interprovinciales, según lo anunció el Ministerio de Obras Públicas (MOP).

Al menos 12 mil vehículos transitan diariamente por la red de carreteras urbanas implementada en Santiago, compuesta por seis ejes que totalizan unos 180 kilómetros o 112 millas, cinco de los cuales cuentan con un sistema  interoperable de cobro automático con libre flujo o “free flow”.

Gracias al acuerdo entre las autoridades y las empresas concesionarias, los conductores podrán activar su dispositivo de telepeaje, conocido como Televía o simplemente “tag”, para viajar de manera expedita desde y hacia el norte y el sur, por la carretera Panamericana, y el cercano litoral que baña el océano Pacífico, a puntos como Valparaíso y Viña del Mar.

Las modalidades de registro de circulación en las autopistas interurbanas serán la conocida sin detención  y la nueva “parar y seguir”, implementada en pistas mixtas por las cuales se podrá circular a una velocidad reducida para que una antena instalada en un pórtico reciba la señal electrónica.

En el segundo de los casos, si el usuario tiene el “tag” habilitado, la barrera se levantará de forma automática.  De lo contrario, el paso permanecerá cerrado y deberá pagar el peaje en una caja tradicional, explicaron en el MOP.

Se estima que la puesta en marcha del servicio mejorará los tiempos de desplazamiento en períodos normales. Un peaje manual, por ejemplo, atiende 250 usuarios por hora. En cambio, en el sistema de libre flujo permite el paso de 1.250 vehículos en el mismo tiempo.

La iniciativa, que estará completamente operativa antes del término del gobierno del Presidente Sebastián Piñera en 2014, dinamizará el tráfico en las plazas de peaje, especialmente en los días de mayor afluencia, como las vísperas de fiestas o fines de semana largos.

Chile cuenta con un innovador sistema de concesiones, que ha hecho posible la modernización y el fortalecimiento de la amplia red de carreteras de Chile, de más de 80 mil kilómetros (50 mil millas) a lo largo y ancho del país.

De acuerdo a las cifras de la Asociación de Concesionarios de Obras de Infraestructura Pública (Copsa), sólo en las carreteras de Santiago se han invertido US$ 2.500 millones desde 2001, gracias al modelo de que se ha diversificado a otros sectores, como los aeropuertos.