Chile espera nuevo presidente con arcas fiscales saludables

Pese a la crisis financiera, quien asuma el 10 de marzo como jefe de Estado tendrá una situación financiera inmejorable para enfocar su primer año de mandato.

nuevopresidentedechiletendralasarcasllenas550x290thisischile

El próximo presidente de Chile tendrá una saludable situación financiera para enfocar su primer año de gobierno. Gracias a un manejo adecuado de los índices macroeconómicos y el elevado precio del cobre, la actual administración entregará a su sucesor casi US$ 20 mil millones de dólares en dos fondos soberanos y en activos del sistema público.

De este modo, el próximo mandatario contará con un panorama inmejorable para reactivar la economía e impulsar el empleo.

Los analistas coinciden en que independientemente de quien sea el sucesor de Michelle Bachelet, no habrá un cambio en el rumbo económico. Todo apunta más bien al uso de los fondos soberanos y a la capacidad de endeudamiento para enfrentar las necesidades del país, evitando fortalecer aún más el peso frente al dólar.

“La política fiscal y monetaria están bien arraigadas y operan en un marco relativamente estable e institucionalizado, por lo que es poco probable que cambien mucho con cualquiera de los candidatos”, señala Guilermo Mondino, jefe de Investigación para América Latina de Barclays Capital.

El país cuenta con la economía de menor riesgo crediticio de América Latina. La decisión de Estado chileno de haber ahorrado en fondos soberanos los dineros que obtuvo gracias al elevado precio del cobre, fue aplaudida por los expertos internacionales, al tiempo que ha permitido mantener un elevado gasto fiscal en medio de la crisis financiera global.

El presupuesto del próximo año contempla que el nuevo gobierno dispondrá de US$ 7.800 millones para inversión pública y US$ 450 millones de libre disponibilidad. Además, podrá endeudarse en un monto cercano a los US$ 6 mil millones.