Chile se convierte en el país más pacífico de América Latina

Con Islandia y Somalia en los extremos, el Índice de Paz Global evaluó a 158 países, que concentran 99% de la población.

Con un salto de ocho lugares, hasta el 30°, Chile se transformó en 2012 en el país más pacífico de América Latina, según la última edición del Índice de Paz Global (IPG) del Instituto para la Economía y la Paz (IEP).

El segundo puesto regional lo obtuvo Uruguay, que perdió 12 puestos respecto de 2011 y se ubicó 33°, mientras que el tercero fue para Costa Rica, que cayó cinco y apareció 36°.

Posteriormente, se asomaron Argentina (44°), Cuba (70°), Paraguay (76°), Perú (79°), Nicaragua (81°), Brasil (83°), Bolivia (84°), Ecuador (85°), República Dominicana (90°) y Trinidad y Tobago (94°).

Más allá del 100° puesto estuvieron Haití (107°), El Salvador (111°), Jamaica (113°), Venezuela (123°), Guatemala (124°), Honduras (129°), México (135°) y Colombia (144°).

En un contexto global más pacífico, América Latina experimentó un incremento general de la paz, puesto que 16 de sus 23 naciones registraron aumentos en sus puntuaciones, destacó el IEP.

El organismo ha observado un cambio en las prioridades mundiales en los últimos seis años. “Las naciones se han vuelto externamente más pacíficas, ya que compiten mediante medios económicos en lugar de militares”, añadió.

El IEP también resaltó la “gran brecha” entre las democracias y otros tipos de gobierno, pues las democracias defectuosas funcionan “sustancialmente mejor” que los regímenes híbridos y autoritarios, por ejemplo.

Finalmente, advirtió que la paz tiene un efecto “pegajoso”, pues “rara vez” se han movido los puestos en el grupo de avanzada -compuesto por Islandia (1°), Dinamarca (2°), Nueva Zelanda (3°), Canadá (4°) y Japón (5°)-, como entre los que cierran el listado, es decir, República Democrática del Congo (154°), Irak (155°), Sudán (156°), Afganistán (157°) y Somalia (158°).

Tal como lo ha hecho desde 2007, la investigación abordó los conflictos internos e internacionales, la tranquilidad y seguridad en la sociedad y la militarización en 158 países –cinco más que en 2011 y que en conjunto agrupan 99% de la población mundial– mediante 23 variables.