Comienza “cacería” de planetas en el norte de Chile

Astrónomos del Observatorio Europeo Austral (ESO) en Atacama investigan la trayectoria de la estrella Próxima Centauri, donde sospechan podría existir un planeta similar a la Tierra.

José Francisco Salgado
José Francisco Salgado

“Hay una muy buena posibilidad de que en esa zona del espacio se encuentre un planeta con características similares a la Tierra” afirma James Jenkins, académico del Departamento de Astronomía (DAS) de la Universidad de Chile y uno de los investigadores del proyecto Pale Red Dot. El plan a seguir consiste en enfocar la pequeña y rojiza estrella Próxima Centauri -la más cercana al sistema Solar- desde el Observatorio La Silla (ESO), ubicado en el desierto de Atacama.

El proyecto hará una búsqueda exhaustiva con el objeto de determinar los movimientos de la trayectoria orbital de la estrella, lo que demostraría “la presencia de un planeta ubicado en lo que los astrónomos denominan la “zona habitable””, explican los investigadores. “Si nuestras expectativas se confirman, dicho lugar sería el nuevo próximo mejor punto para investigar las atmósferas de exo-tierras y para buscar vida extraterrestre”, confirmó Jenkins. “Con algo de suerte y tecnología de punta, en un futuro no tan lejano, podríamos enviar una nave espacial para investigar directamente, cambiando la humanidad para siempre”, agrega.

Observaciones previas han dado indicios de un pequeño astro que orbita en torno a Próxima Centauri, razón clave por la que se ha preparado este proyecto. El seguimiento durará hasta la primera semana de abril y los científicos esperan resultados concretos a fines de este año. La intensa búsqueda estará acompañada de actualizaciones en redes sociales y las respuestas que traerá aún son inciertas, incluso para los más entendidos.

Los datos recopilados permitirán a los astrónomos comenzar el análisis que derivará en un artículo científico a cargo de una revista arbitrada. Una vez validada la investigación, los resultados serán publicados y sobre ellos será posible continuar construyendo el conocimiento que nos acerca a la posibilidad, cada vez menos remota, de habitar otros planetas.