Conoce los 4 destinos más verdes y sostenibles de Chile

El turismo en Chile, va de la mano con una nueva tendencia turística más verde y sostenible que busca preservar los recursos naturales y las culturas autóctonas de creciente desarrollo en el turismo mundial.

huilohuilook

La gran variedad geográfica y poblados indígenas de Chile, despiertan gran interés para aquellos viajeros que buscan conocer bellos paisajes, construcciones y costumbres de pueblos originarios con prácticas de adoración a la madre tierra y a sus antepasados como los grandes proveedores y protectores de la vida.

El turismo en Chile, va de la mano con esta nueva tendencia turística más verde y sostenible que busca preservar los recursos naturales y las culturas autóctonas de creciente desarrollo en el turismo mundial. Una nueva forma de hacer turismo que ha valido el reconocimiento de las más prestigiosas organizaciones internacionales que promueven los viajes y el respeto al medio ambiente.

De esta manera, en el recientemente listado de los “Top 100 Sustainable Destination”, se ha realizado un público reconocimiento a cuatro de los destinos de mayor preservación ambiental en Chile. Por su biodiversidad y gran respeto con el medio ambiente, los galardonados fueron:

Cabo de Hornos

En Parque Omora, en Cabo de Hornos, la zona más austral de Chile donde se juntan los océanos Atlántico y Pacífico, se ubica el único y más espectacular bosque en miniatura. Un jardín botánico de alrededor de 1.000 hectáreas donde se concentran especies únicas de briófitas, comunidades de al menos 450 tipos de musgos, y 368 especies de líquenes hepáticas e insectos, que representan el 5% de las especies existentes, concentradas en, apenas, el 0,01% de la superficie de la Tierra.

Huilo Huilo

Uno de los escasos destinos turísticos en el mundo cubierto de Bosque Húmedo Templado con hermosas cascadas y el mayor sistema de canopy en América del Sur, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, con reservas naturales de gran belleza.

Isla de Chiloé

Destacada por su patrimonio cultural, natural y artesanal, con notables expresiones patrimoniales de embarcaciones y construcciones locales. A ello, se suma una gastronomía ancestral rica en productos agropecuarios y marinos, que en la Isla Grande se cocinan lentamente bajo tierra al calor de piedras previamente seleccionadas hasta obtener el “Curanto”, plato insigne de Chiloé.

Curacaví

A menos de una hora de Santiago, se encuentran el poblado de Curacaví. Epicentro de la gastronomía criolla y la repostería chilena, cuyos habitantes mantienen antiguas recetas heredadas de las religiosas de los conventos coloniales, preservadas de boca a boca como dicta la tradición. Sabiduría de un pueblo que guarda celosamente los secretos de las reposteras del siglo XIX , que dan vida a las masas dulces llamadas: empolvados, príncipes, cucharitas, merengues, cocadas, empanaditas de alcayota, manzana o pera y tortas de milhojas, entre otras.

Fuente: www.chileestuyo.cl

Esta entrada también está disponible en Inglés