Cuatro áreas protegidas que visitar en el litoral central

Además de playas, descanso y sectores de veraneo; el litoral central también esconde áreas naturales que permiten conocer nuestra naturaleza desde otra perspectiva.

Foto de urben / Flickr
Foto de urben / Flickr

La época de verano se encuentra en su máximo esplendor durante estos meses y sabemos que uno de los destinos turísticos más frecuentados y populares de la zona centro de nuestro país es el litoral central. Playas de fácil acceso y la posibilidad de disfrutar un escape de la ciudad sin recorrer muchos kilómetros es el principal foco de atención de la costa de la quinta región, pero no son los únicos atractivos de la zona; flora, fauna y áreas protegidas son el secreto que esconden estos Santuarios de la Naturaleza o Reservas Naturales del Litoral Central.

Los Santuarios de la Naturaleza y Reservas Naturales tienen en común ser aquellos lugares, cuyas características propician la investigación científica, geográfica, paleontológica o ecológica, y que por lo tanto su conservación es de interés para el Estado; sobre todo a nivel de flora y fauna.

Aquí te presentamos algunas áreas protegidas a solo algunos kilómetros de las playas de nuestro Litoral Central:

Humedal de Yali

Ubicado en el sector de las Rocas de Santo Domingo, en San Antonio, el humedal El Yali es considerado una de las áreas protegidas que más aves convoca en el hemisferio sur de nuestro planeta. Aparte de las aves, entre las que destaca el flamenco chileno, el cisne de cuello negro y la gaviota de Franklin, también es posible encontrar diversas especies de fauna, algunos restos arqueológicos precolombinos e incluso fósiles.
Este humedal también tiene importancia internacional, y está considerado por el Convenio Ramsar; Convención Relativa a los Humedales de Importancia Internacional especialmente como Hábitat de Aves Acuáticas, que tiene como objetivo principal la conservación de estas áreas como un fin común entre diversos países.
El área, que está dividida en tres sectores, puede ser recorrida a pie y permite avistar muchos de los ejemplares mencionados.

Santuario de La Naturaleza Laguna El Peral

Foto de Ignacio Miranda Flores / Flickr

Foto de Ignacio Miranda Flores / Flickr

Este humedal ubicado en la comuna de El Tabo, es conocido por ser un área de anidación de distintas aves, como el cisne de cuello negro, la garza boyera o la tagua común. Aparte del patrimonio natural del sector, se han producido hallazgos de carácter arqueológico, como complejos funerarios y conchales con cerámica que datan del 1500 A. de C. aproximadamente. Las dunas que lo rodean y lo separan del mar también lo convierten en un lugar de visita para turistas y gente del lugar.
El área tiene acceso a pie y está adaptada con vías hacia los miradores para personas con movilidad reducida y sillas de ruedas. También existe una zona de picnic para los visitantes que quieren pasar una tarde en el Santuario.

Santuario de La Naturaleza Humedal de Tunquén

Fotode Rodemil Jose / Flickr

Fotode Rodemil Jose / Flickr

Un verdadero secreto del Litoral Central es la playa de Tunquén y sus alrededores. Playas blancas y alejadas del bullicio, se unen a una zona boscosa que limita prácticamente con el mar y que desde el 2014 se ha convertido en un área protegida por sus 11 especies de flora y 16 de fauna en estado de conservación. Al encontrarse en la desembocadura del estero de Casablanca, se suman también en el área otros ecosistemas como el de desierto costero, dunas y laguna pantanosa; paisajes que atraen a varios visitantes en distintos momentos del año.

Santuario de La Naturaleza Quebrada de Córdova

Foto de Anita Maria Alcalde / Flickr

Foto de Anita Maria Alcalde / Flickr

Con vestigios de bosques nativos milenarios y un área que potencialmente podrá proteger muchas especies vegetales sobre todo, la quebrada de Cordova recientemente fue declarada Santuario de la Naturaleza. Este humedal con bosque se encuentra justo en el límite de las comunas de El Tabo y El Quisco, con una abundante vegetación y senderos formados en los costados del estero de Córdova, la quebrada se convierte en el escenario perfecto para caminatas que pueden comenzar en la misma playa de Isla Negra.

Esta entrada también está disponible en Inglés