Debate genera en Chile proyecto hidroeléctrico en la Patagonia

Construcción de cinco represas 1.800 kilómetros al sur de Santiago inyectaría 11% de la demanda energética esperada para 2030.

Río Futaleufú (Photo: Sebastián Alvarez / www.exchile.com)
Río Futaleufú (Photo: Sebastián Alvarez / www.exchile.com)

Dispares reacciones despertó en Chile la aprobación en primera instancia del proyecto HidroAysén, que contempla la construcción de cinco represas en la Patagonia, específicamente en los ríos Baker y Pascua, situados 2.000 kilómetros al sur de Santiago.

La iniciativa, avaluada en US$ 7.000 millones contando el tendido para transportar la electricidad a la zona central del país, tendrá una capacidad de 2.750 MW y una generación media anual de 18.430 GWh, es decir, 11% de la demanda proyectada para 2030, y podría estar en operaciones recién en un plazo de una década.

El plan liderado por Endesa (filial de la ítalo-española Enersis) y la nacional Colbún fue aprobado por la Comisión de Evaluación Ambiental (SEA) de la zona de Aysén, integrada por 12 funcionarios regionales designados por el gobierno central, por 11 votos a favor y uno en contra.

Al entregar su visto bueno, las autoridades exigieron al consorcio compensaciones adicionales a las medidas de mitigación medioambiental y de infraestructura, cifradas en US$ 430 millones, como la reducción a la mitad el costo de la energía en la zona; un plan de promoción turística y un programa de reforestación en alianza con productores locales.

Organizaciones de protección del medio ambiente ya adelantaron que apelarán ante los tribunales de justicia e instancias administrativas superiores, como el consejo interministerial compuesto por los secretarios de Medio Ambiente, Salud, Economía, Agricultura y Energía y Minería.

La decisión generó protestas ciudadanas en varias ciudades a lo largo del país, que estuvieron centradas en Coyhaique, capital de Aysén y donde sesionó el órgano que la adoptó, así como en las urbes de Antofagasta, Valparaíso, Santiago, Concepción, Temuco, Valdivia y Puerto Montt. Medios internacionales calcularon en 10 mil los manifestantes y contabilizaron en poco más de un centenar los detenidos por la policía.