El avance del turismo astronómico en Chile

El proyecto Astroturismo Chile ha logrado avanzar a grandes pasos hacia el posicionamiento de nuestro país como un centro de turismo astronómico de nivel mundial. Conoce los avances y proyecciones de esta nueva área que cada año atrae a más visitantes.

Blas Tomic / Fundación Imagen de Chile
Blas Tomic / Fundación Imagen de Chile

Chile cuenta con cielos mundialmente reconocidos como ideales para la astronomía, es por esto que nuestro territorio concentra gran cantidad de los observatorios a nivel mundial y, por lo tanto, lleva a cabo gran parte del estudio que se realiza. Reconociendo la ventaja natural que presenta nuestro país es que en 2015 se inauguró el proyecto Astroturismo Chile en colaboración con el Servicio Nacional de Turismo (SERNATUR), la Sociedad Chilena de Astronomía (SOCHIAS) y el European Southern Observatory (ESO), entre otros actores públicos, turísticos y científicos.

La creación de Astroturismo Chile permitió fomentar y aprovechar eficientemente los recursos relacionados a los observatorios astronómicos no sólo para fines científicos o académicos, sino que abrió las puertas para que un nuevo rubro también se alimentara de este conocimiento. Los cielos del norte de Chile, cuentan con un promedio de al menos 290 noches despejadas al año, lo que permite que turistas y visitantes aprovechen de la mejor forma alguna actividad relacionada al rubro; ya sea visitando sitios astronómicos con fines educativos o recreativos, observando los cielos a través de telescopios o sin ellos, realizando tours o conociendo los programas de investigación que tienen que ver con el universo y las galaxias.

De acuerdo a un estudio realizado este año por Astroturismo Chile, se ha estimado que en la siguiente década los visitantes atraídos por el turismo astronómico hasta se triplicarán en cantidad. Este hecho también se ve reforzado por el crecimiento en términos de infraestructura que también afectará al territorio dentro de los próximos años. Actualmente, entre las regiones de Antofagasta y Bío Bío, existen 21 observatorios de carácter científico y 24 destinados al turismo, de los que 10 están permanentemente abiertos al público.

Dentro de los observatorios más importantes a nivel científico podemos destacar el Observatorio Paranal, ubicado en el cerro del mismo nombre en la región de Antofagasta; considerado el observatorio más grande del mundo. También en el mismo cerro se encuentra en construcción el ELT (Extremely Large Telescope) que debería convertirse en el centro astronómico óptico de mayor envergadura. Por otro lado, no podemos dejar de mencionar a ALMA (Atacama Large Millimeter Array), el radiotelescopio más grande, también ubicado en la segunda región.

El crecimiento de este nuevo concepto relacionado al turismo ha propiciado potenciar observatorios especialmente dedicados a recibir a visitantes interesados en todo lo relacionado al cosmos.

El Observatorio Mamalluca, ubicado en la ciudad de Vicuña, fue pionero en abrir sus puertas al turismo; lo que ha llevado a que varios otros centros astronómicos se hayan visto interesados en explotar el crecimiento que esta área turística tiene para entregar. De esta forma, en el norte podemos destacar el observatorio Paniri Caur de Chiu Chiu y el Ahlarkapin. Mientras que cerca de Santiago es posible visitar el Observatorio Astronómico Andino, siempre y cuando las condiciones climáticas y los cielos despejados lo permitan. De esta forma, se ha creado una cultura de difusión y educación en lo que respecta la observación y cuidados de nuestros cielos.