Ingenieros chilenos presentan tecnología antisísmica para proteger viviendas y construcciones patrimoniales

El avance fue presentado en conjunto con la Fundación Imagen de Chile.

Tecnología antisísmica

En varias ocasiones Chile ha sido noticia por los sismos y terremotos que afectan su territorio. El equipo de ingenieros liderado por Juan Carlos de Llera, decano de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Católica, aprovechó la ubicación del país sobre la placa Sudamericana como laboratorio sísmico para desarrollar una tecnología antisísmica que pretende reducir en 8 veces los daños causados por sismos.

El avance desarrollado por el también socio fundador de SIRVE, empresa de protección sísmica, cuenta con dos modalidades. La primera consiste en un sistema de aislamiento sísmico, hecho con goma orgánica, producto orgánico que ha probado ser más elástico que cualquier material sintético. De Llera explica que estos aisladores se implementan bajo las construcciones y “hacen que el edificio resbale con respecto al movimiento bajo de él”.

Por otro lado, la tecnología también cuenta con un sistema de disipación de energía que funciona de manera similar a los amortiguadores de un automóvil. Esta modalidad consiste en incorporar a las construcciones componentes que disipen la energía del terremoto.

Ambos sistemas han sido probados en viviendas familiares y se han desarrollado técnicas especiales para ser implementadas en edificios patrimoniales. Ese es el caso de la Basílica de El Salvador, ubicada en el centro de Santiago. La iglesia fue construida en 1874 y se encuentra en peligro de derrumbe debido a la acción de los terremotos que han afectado a la zona durante los últimos 30 años.

Juan Carlos de Llera espera poder exportar esta tecnología a otros países de Sudamérica. Por su parte, la directora de la Fundación Imagen de Chile, Myriam Gómez, destacó la importancia de estos avances para la imagen del país: “proyectar esto a nivel internacional es sumamente relevante para fortalecer nuestra imagen país y aportar así a la competitividad de todos los sectores productivos. Las naciones que logran proponer soluciones en el ámbito de la tecnología, la ciencia y el medio ambiente, consiguen incrementar su reputación”.

Esta entrada también está disponible en Inglés