Jardín Botánico Nacional invierte US$22.5 millones en ampliación

Profundizando su interés por convertirse en un “museo vivo”, el más importante pulmón verde de Viña del Mar prepara su centenario con nuevas hectáreas de investigación y conservación botánicas, nuevas propuestas paisajistas y atractivas zonas de convivencia.

botanicalgardens

Una intensa ampliación que incluirá nuevos espacios para estudios botánicos, conservación y recreación experimentará el Jardín Botánico Nacional de Viña del Mar entre el presente año y el 2018, momento en el que cumplirá su centenario.

El jardín, que se ubica en el ex Parque Salitre y corresponde a un importante predio adquirido por el empresario y filántropo salitrero Pascual Baburizza a comienzos del siglo pasado, posee una extensión total de 390 hectáreas y se constituye en el principal espacio de oxigenación ambiental de la ciudad.

Según explicó el secretario ejecutivo de la Fundación Jardín Botánico Nacional, Juan Pablo Reyes, del monto total se invertirán US$3.124 millones para financiar 60 proyectos en los primeros tres años de mejoramiento. De la extensión nueva, veinte hectáreas estarán reservadas para la investigación y conservación botánica, las que se sumarán a nuevas extensiones dedicadas al rescate genético de especies con riesgo de desaparecer.

En tanto, en la zona donde se ubica la vegetación nativa se abrirá un nuevo acceso público, con espacios de convivencia (picnic, ciclovías y trekking), un centro de información y nuevas propuestas paisajistas. Reyes precisó, en todo caso, que la institución busca avanzar hacia un “museo vivo”, significando algo más que un espacio verde destinado a la recreación.

Ubicado en las afueras de Viña del Mar, el Jardín Botánico Nacional está en el corazón de una de las regiones más pobladas de Chile, cerca de un millón de personas vive alrededor de este parque, incluyendo las provincias de Quillota y Valparaíso al norte.

Aún sin la ampliación, el Jardín Botánico Nacional de Viña del Mar es el más grande del país, superando en extensión a los espacios afines existentes en Santiago, La Serena, Talca y Valdivia. En septiembre recién pasado, el municipio de Viña del Mar destacó con un premio la actividad de la institución botánica “por su innegable aporte al desarrollo turístico de la ciudad”, según destacó un comunicado.