Juegos típicos

¿Quién no disfrutó de una tarde elevando volantines o jugando al luche? Recuerda con nosotros esas tardes con esta lista de siete juegos tradicionales que son parte de nuestra identidad.

José María Andrés | Flickr
José María Andrés | Flickr
English version Traditional games

Dentro de los espacios de encuentro a nivel nacional, tanto niños como adultos hemos tenido la oportunidad de entretenernos con una variedad de juegos que son reflejo de la tradición folclórica y campesina de nuestro país y de la cultura latinoamericana. Desde juegos simples como un par de bolitas de colores, hasta un palo de 5 metros cubierto en jabón, les dejamos una lista de 7 juegos que son parte de nuestra cultura.

Emboque: Dos piezas de madera unidas por un cordel, una con forma de campana y la otra es un mango delgado del cual se sostiene. Con un buen pulso debes tratar de “embocar” la parte en forma de campana en el mango, una idea simple, pero un desafío que requiere práctica y mucha perseverancia.

Volantín: La actividad estrella durante el mes de septiembre. Cuando la primavera llega y el sol se hace más presente en nuestro día, el cielo se cubre de volantines de todos los colores que compiten por ser el que alcance mayor altura.

Las bolitas: Hay muchas formas de jugar con estas canicas de colores. Una de las más populares es dibujar un círculo en el suelo y colocar cierta cantidad de bolitas en el círculo. Cada jugador tiene turnos para poder tirar una de las suyas y conseguir que la mayor cantidad de bolitas salgan del círculo.

Rayuela (Tejo): Reconocido como deporte nacional, se establece una plataforma de forma rectangular que es atravesado por un cordel tensado. Los jugadores toman turnos para lanzar el tejo, tratando de quedar sobre la línea establecida, mientras más alejado de la línea caiga, menor es el puntaje.

Trompo: Una pieza de madera con forma de pera invertida y una pua de fierro en la punta es lo que conforma al trompo, solo es necesario envolverlo en un cordel y soltarlo. A pesar de la simpleza de este juego, ha sabido mantener la popularidad a lo largo de los años, incorporando alteraciones de este tales como el “quiño”, donde dos trombos se golpean entre ellos y el que logre que el otro cruce la meta gana.

Luche: Para jugar el luche solo se necesita una tiza, una piedra y equilibrio. En el suelo se dibujan cuadrados con números del 1 hasta el 10 (aunque uno puede escribir hasta el número que sea), todos unos al lado del otro. Se lanza la piedra a un número en cada ronda y se debe saltar por cada uno de los cuadrados, evitando saltar sobre el cuadro donde cayó la piedra, siempre yendo del menor al mayor.

Palo Encebado: Uno de los juegos más difíciles de dominar. Se engrasa o enjabona una vara de 5 metros y en la punta de esta se cuelgan premios que deben ser alcanzados. Más que nada la diversión se encuentra en ver como la gran mayoría lucha por no resbalar y fracasa. Recordar que este juego no es apto para niños pequeños.

Esta entrada también está disponible en Inglés