La nueva frontera del turismo en Chile llega de la mano de la astronomía

Dadas las ventajas naturales de Chile para la astronomía, se ha elaborado un plan estratégico entre los actores públicos, turísticos y científicos para potenciar el Astroturismo.

El Dínamo
El Dínamo

Bien sabido es que Chile posee ventajas naturales privilegiadas que permiten e impulsan el desarrollo de la investigación astronómica, sobre todo en el norte del país, donde hay un promedio de doscientos noventa noches despejadas al año. Es por ello que cerca del 40% de la infraestructura astronómica del mundo se concentra en Chile, cifra que llegaría a un 70% en la próxima década. Sin ir más lejos, el miércoles recién pasado se dio inicio a la construcción del Telescopio Gigante de Magallanes, reafirmando nuestra posición clave dentro de la astronomía mundial.

El Astroturismo surge a la par de este auge, pues junto con la recolección de datos y la construcción de conocimiento, la astronomía es una ciencia que congrega amplio interés humano. Es así que surge el proyecto Astroturismo Chile, en colaboración con el Servicio Nacional de Turismo (SERNATUR), la Sociedad Chilena de Astronomía (SOCHIAS) y el European Southern Observatory (ESO), entre otros actores públicos, turísticos y científicos.

De acuerdo a cifras del SERNATUR, más de 430 mil personas realizaron algún tipo de actividad astroturística durante el 2014, y con este esfuerzo mancomunado se espera incrementar significativamente este número. Existen 129 oferentes de astroturismo a lo largo de Chile, distribuidos entre Tarapacá y el Biobío. Gran parte se concentra en la Región de Coquimbo (47%), seguida de Antofagasta (20%) y la Región Metropolitana con un 17% de la oferta que incluye observatorios científicos abiertos al público, observatorios museos, observatorios turísticos que permiten el uso de telescopios por parte de los visitantes, parques astronómicos, planetarios, campings, tours, entre otros, además de la organización de eventos especiales dedicados a la contemplación de eclipses y otros fenómenos celestes.

La alianza entre turismo y astronomía crea un estratégico círculo virtuoso que los retroalimenta. Por una parte, el turismo contribuye a la divulgación científica y a incrementar la valoración social de la ciudadanía sobre esta relevante disciplina, mientras que al mismo tiempo la astronomía permite a la industria turística ampliar y diversificar su oferta. Otro gran beneficiario de esta iniciativa es la ciudadanía; el público que gracias a ella podrá disfrutar de actividades recreativas integrales y educativas.

Esta entrada también está disponible en Inglés