Las momias Chinchorro podrían ser Patrimonio de la Humanidad

Las zonas que albergan a las momias podrían sumarse a otros 6 sitios del país listados por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

Momia Chinchorro
Imagen: El Quinto Poder

El pueblo chinchorro habitó el extremo norte del país, particularmente la zona costera del desierto de Atacama entre 7.000 y 1.500 años a.C. Además de ser un pueblo pesquero, la cultura chinchorro desarrolló avanzadas técnicas de momificación que quedaron en evidencia alrededor de 30 años atrás cuando se descubrieron sitios arqueológicos que albergaban más de 200 cuerpos momificados pertenecientes a esta cultura. Desde entonces, son conocidas como las momias más antiguas del mundo.

Debido a su valor histórico y patrimonial, la Universidad de Tarapacá ya envió un borrador de la postulación al Consejo Nacional de Monumentos. La entidad, que depende del Ministerio de Educación, revisará el documento durante abril para decidir si finalmente la postulación será enviada a la UNESCO, organización encargada del patrimonio cultural a nivel mundial.

Si el acuerdo llegara a ser fructífero, las momias de Chinchorro serían el 7° sitio del país declarado como Patrimonio de la Humanidad por la entidad internacional. El Barrio histórico de Valparaíso, las Iglesias de Chiloé, la ciudad minera de Sewell, las oficinas salitreras de Humberstone y Santa Laura, el Parque Nacional de Rapa Nui y sistema vial andino Qhapaq Ñan (compartido con Ecuador, Argentina, Bolivia, Perú y Colombia) ya son parte de la lista.

Actualmente, el Museo de Azapa de la Universidad de Tarapacá cuenta con alrededor de 100 ejemplares de estas reliquias arqueológicas, algunas en exhibición y otras en depósitos y ambientes controlados, mientras que otros cientos de ejemplares in situ se pueden encontrar en el Museo de Sitio de Colón 10.

Esta entrada también está disponible en Inglés