Los cinco años de ALMA en Chile

Por cinco años ALMA se ha dedicado a ayudar a desentrañar los misterios más profundos del Universo.

European Southern Observatory
European Southern Observatory

El mes de octubre del año 2011 el observatorio ALMA abrió sus puertas a astrónomos de todo el mundo. Ese mismo mes se reveló la primera imagen captada con los telescopios del complejo, aun cuando éste estaba aún en construcción. Y es que ALMA no es un telescopio cualquiera, sino el mayor proyecto astronómico del mundo.

Con 66 antenas destinadas a observar longitudes de onda milimétricas y submilimétricas, ALMA tiene mayor precisión en las observaciones comparado con otros observatorios del mundo. Las imágenes de cada antena son combinadas con las de los otros aparatos, lo que entrega mayor resolución y por ello posibilidades únicas para la observación de fenómenos astronómicos a cientos de años luz.

Su nombre es en realidad el acrónimo de Atacama Large Milimiter/submilimiter Array y su nombre en español sería Gran Conjunto Milimétrico/submilimétrico de Atacama. Emplazado en pleno desierto de Atacama, específicamente en el llano de Chajnantor a más de cinco mil metros sobre el nivel del mar, es en realidad un proyecto realizado gracias a la colaboración de Europa, Norteamérica, Asia oriental y la República de Chile.

La principal razón para construir lo que es hoy el mayor radiotelescopio del mundo en el desierto chileno es que éste cuenta con características naturales únicas. Los cielos del norte de Chile son considerados como uno de los mejores para las observaciones astronómicas debido a la poca contaminación lumínica en el desierto, además de la baja probabilidad de nubes que cubran el cielo nortino.

En el corto plazo de cinco años, ALMA ha logrado, a través de sus observaciones científicas:
● Contribuir con increíbles imágenes de discos protoplanetarios, como la de HL Tau, que transformó las teorías existentes hasta ese momento sobre la formación de planetas;
● Encontrar moléculas orgánicas que son la base para la existencia de la vida, -tales como azúcares y alcoholes– en casi todos los rincones en que ha apuntado sus antenas, lo que nos acerca a nuestros orígenes cósmicos;
● Obtener espectaculares ejemplos de anillo de Einstein, un objeto que había sido teorizado por el genio del mismo nombre, pero pocas veces observado con tal lujo de detalles;
● Cooperar con la exploración espacial, como ocurrió con la sonda espacial New Horizons de la NASA, al localizar con inédita precisión al lejano Plutón y así acercar la nave a su objetivo.

Este es solo el comienzo y se espera que para los próximos años ALMA siga aumentando las herramientas disponibles para estudiar el Universo y se mantenga como un referente mundial para la observación del espacio.

Es posible realizar visitas gratuitas al Centro de Apoyo a Operaciones, las cuales deben ser coordinadas a través de la misma institución en http://www.almaobservatory.org/es/visitas/visitas-publicas