Los imperdibles cafés del barrio Lastarria

La hora de la once es una tradición que debe ser respetada y en el barrio Lastarria hay múltiples lugares que pueden transformar esta hora del día en todo un panorama.

Barrio Lastarria

Un buen panorama para disfrutar de las onces en Santiago es salir fuera de casa y aprovechar los múltiples cafés que han surgido en la ciudad. Como en cafeterías no hay nada escrito, en esta ocasión les presentamos cinco cafeterías ubicadas en el barrio Lastarria que no se pueden perder si son fanáticos de la hora del té, y para los que no lo son; ¡seguro se tientan!

Café del Ópera
Este café está ubicado al costado del Restaurant Ópera, reconocido por la calidad de sus preparaciones. Aquí se puede disfrutar de ensaladas, emparedados e incluso sopa, pero su gran valor se encuentra en la pastelería; la torta Mazapán de almendra y manjar es la estrella, pero no es lo único: otro gran recomendado es el pie de limón con base de chocolate. La decisión más difícil en Café del Ópera es qué comer, porque todo se ve delicioso. Hay también una gran variedad de bebidas calientes con las que podrá acompañar su elección.

Café Vienés
Aquí caerán rendidos los fanáticos de lo dulce; la pastelería artesanal contiene todo el sabor de recetas tradicionales convertidas en exquisitas preparaciones: el pastel de chocolate por ejemplo, promete sorprender cada vez. su sabor es intenso y en cada bocado descubres que se trata de una preparación casera. Si no se opta por un pastel, no hay problema, pues existe una gran variedad de sandwiches gourmet listos para llegar a la mesa de quien los solicite.

Café Girasol
Para los que caminan y no se detienen o para los que llevan prisa pero quieren comer algo sabroso, esta alternativa es perfecta: un café al paso. Aquí llegan a parar todos aquellos que quieren volver a casa con las manos llenas, ya sea para sorprender a la familia o para darse un gusto personal. En Girasol podrás conseguir queques de múltiples sabores, cupcakes, pies de limón, quiches, ensaladas, empanadas y exquisitos emparedados, también existen un sinfín de pasteles, todo para llevar. Los comensales al paso recomiendan el té orgánico y las mermeladas caseras. La cocina chilena también se luce con un pastel de choclo que preparan a la hora de almuerzo.

Café 202
Detrás del GAM se encuentra este lugar: sin grandes pretensiones, sencillo, pero verdaderamente recomendable. Café 202 es conocido en el barrio como “el café de la esquina” y es que mantiene una clientela fiel ofreciendo cinco simples cosas; café, cerveza artesanal, tablas, quesadillas y música, al parecer dieron con la combinación perfecta. La sala suele mantenerse llena de personas conversando relajadamente, riendo y disfrutando de la música brit pop. Sin duda, el gran diferenciador de este lugar es su ambiente único.

Café del museo
Para finalizar la lista, un café que pone el acento precisamente en eso: el café. Las bebidas aquí se preparan con una dedicación especial. Los granos provienen desde las principales zonas cafeteras de la región y son tostados en nuestro país por expertos baristas. Asimismo, el espacio está pensado para propiciar la interacción. La idea del dueño es que cada café sea bien conversado con amigos o colegas. El café está decorado con vistosos cuadros, los cuales se encuentran a la venta, pudiendo así llevarse una parte del café a casa.

Esta entrada también está disponible en Inglés