Monte Verde: Un tesoro arqueológico en la Región de Los Lagos

Guardando un descubrimiento arqueológico que podría cambiar la teoría de los primeros habitantes de América, Monte Verde es uno de los tantos secretos de la Región de Los Lagos.

Geología Valdivia / Flickr
Geología Valdivia / Flickr

A solo unos 28 km de la ciudad de Puerto Montt se encuentra uno de los sitios arqueológicos más importantes de nuestro país y cuyos descubrimientos son de absoluta relevancia también a nivel mundial. Monte Verde guarda y protege uno de los vestigios que podrían corresponder al asentamiento humano más antiguo del que se tiene registro en América.

Durante décadas se ha estudiado el poblamiento Americano sosteniendo principalmente la teoría conocida como de Clovis, por el nombre de la cultura a la que se le atribuye el asentamiento. Esto afirma que los primeros pobladores de nuestro continente correspondían a grupos de cazadores y recolectores que cruzaron por el estrecho de Bering desde Asia, hace unos 13.000 años. Esto daría paso a una teoría más bien tardía de poblamiento americano.

Durante la década de los 70, mientras intentaban limpiar el camino para pasar sus carretas, unos campesinos descubrieron restos de lo que parecían ser vestigios de utensilios de madera y piedra de una cultura, además de lo que después se reconoció como restos de gonfoterios, una especie familiar de los mastodontes. El asentamiento que existió en Monte Verde se encontraba a orillas de un arroyo y rodeado de un humedal; con el pasar de los años este pantano también cubrió los restos del asentamiento, provocando las condiciones naturales para que se mantuvieran intactos ciertos elementos que en condiciones naturales hubiesen desaparecido.

en-busca-del-primer-chileno

A partir de 1977 comenzaron varias excavaciones y estudios que llevaron a descubrir no solo osamentas de animales extintos, sino que también herramientas, armas, y elementos que demuestran la existencia de una cultura que no solo tenía actividades domésticas, sino que también cazaba, desarrollaba técnicas con herramientas y además construía refugios. Estos estudios llevados a cabo por Tom Dillehay y Mario Pino de la Universidad Austral, llegaron a la conclusión que el descubrimiento tenía al menos 14.500 de antigüedad; cuestionando así la teoría del asentamiento tardío de Clovis.

Dillehay y Pino reanudaron en 2013 las investigaciones y excavaciones en el sitio, determinando que el lugar era al menos unos 4.000 más antiguo de lo que se había establecido en la década del 70. También se llegó a la conclusión de que debido a las bajas temperaturas de la época, el asentamiento en Monte Verde era con seguridad un lugar de paso durante el verano. De esta forma este tesoro arqueológico escondido en la Región de Los Lagos volvió a posicionarse en el mundo de la ciencia, dando cuenta de los nuevos datos en relación a la antigüedad del asentamiento.

Aunque en un principio la aparición de esta evidencia generó bastante escepticismo entre la comunidad científica, los nuevos descubrimientos e investigaciones han abierto nuevas posibilidades para una nueva teoría del poblamiento Americano. Por otro lado, se están haciendo los esfuerzos correspondientes para postular el sitio como Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, además del proyecto en curso de la construcción de un museo donde albergar los descubrimientos.