Peregrinación a la Virgen de Lo Vasquez

Una fecha que año a año reúne miles de devotos, quienes con esfuerzo y dedicación recorren la carretera a pie con el objetivo de rendirle respeto a la Virgen María.

Cristian Moya | Flickr
Cristian Moya | Flickr

Como ya es tradición, todos los años la ruta 68 corta el tránsito para todos aquellos feligreses que deseen peregrinar hasta este santuario ubicado en la comuna de Casablanca, Región de Valparaíso. Dos días en que personas de todo el país se reúnen en este lugar con el propósito de venerar la imagen que recuerda la Inmaculada Concepción de la Virgen María.

La historia de este templo se remonta al siglo XIX, cuando un vecino de la zona decidió colocar en el patio de su casa una imagen de la Virgen, la cual era visitada por los creyentes del sector. Debido a la popularidad que fue ganando, se creó una capilla para que no solo fuese posible visitarla, pero realizar celebraciones también.

Con el paso del tiempo, la virgen fue exhibida en diversas capillas y templos que se iban construyendo, y también fue actualizada en dos ocasiones. Fue el 8 de diciembre de 1908, luego de que un terremoto azotara el templo anterior, que se colocó la primera piedra del santuario que conocemos en la actualidad. En 1913, se dió por inaugurado el nuevo templo, y bendecido oficialmente el 8 de diciembre de ese año.

Desde esa época a la fecha, cada 7 y 8 de diciembre miles de devotos deciden recorrer los 70 kilómetros aproximados desde la ciudad de Santiago o 32 kilómetros desde Valparaíso. Los cortes de tránsito comienzan el día 7 en la tarde, desde cualquiera de estas dos ciudades.

Entre los que comienzan su peregrinación el día 7 una cantidad significativa son ciclistas, quienes aprovechan el cierre de la carretera para poner a prueba sus capacidades físicas, y los más religiosos aprovechan de darle sus respetos a la virgen. Es común que dentro de este grupo muchos terminen su viaje en Valparaíso.

Un día especial para los más creyentes, quienes con mucho esfuerzo y bajo las altas temperaturas de diciembre, recorren las calles ya sea con el objetivo de darle sus respetos a la virgen o cumplir alguna manda. Kilómetros en los cuales alrededor de 800.000 personas se reúnen con el propósito de llegar al templo, muchos de los cuales terminan los últimos kilómetros avanzando sobre sus rodillas, como símbolo de devoción.