Rutas patrimoniales y fauna en los Humedales de Chiloé

Además de ser una zona de preservación de reproducción, alimentación y descanso para aves migratorias; los Humedales Orientales de Chiloé tienen una ruta turística digna de conocer.

Imagen: JFCV
Imagen: JFCV

El archipiélago de Chiloé es conocido por ser una tierra de misterios, magia, mitos y leyendas; un lugar que no solo destaca por su particular cultura, su gente y su patrimonio, sino que por una variada geografía que alberga parques nacionales, reservas y también un conjunto de humedales.

Los llamados humedales orientales de Chiloé, se encuentran dispuestos en los municipios de Dalcahue, Quinchao, Curaco de Vélez y Castro y corresponden a una red de 10 humedales que cubren un total de 1900 hectáreas de la Isla Grande; Curaco, Pullao, Chullec, Rilan, San Juan, Castro, Putemun, Teguel, Nercón, Quimchao.

Estas áreas de preservación ubicadas en los mares y litorales internos del archipiélago de Chiloé son las encargadas de resguardar el tesoro natural que son las aves migratorias. Zarapitos, playeros, chorlos, rayadores y flamencos, son algunas de las 80 especies de aves que en algún momento del año deciden emprender el vuelo y hacer escala en los humedales orientales; hay aves que incluso son capaces de volar hasta 14.000 kilómetros desde el territorio Ártico, sin detenerse.

Debido a la relevancia a nivel de patrimonio de biodiversidad que estos australes humedales tienen en la ruta migratoria de varias especies, además del hecho de albergar a más del 40% de la población mundial de Zarapito, es que en 2011 fue incluido en la Red Hemisférica de reservas de humedales. Este conjunto de sitios, que cuenta con 98 zonas en 14 países, pretende asegurar la reproducción, hibernación, descanso y alimentación de las aves durante sus migraciones entre el norte y sur de las américas.

Sumado al aporte ecológico y de preservación de la biodiversidad del archipiélago de Chiloé, es importante mencionar que la existencia de estas áreas no solo ayuda al ámbito medio ambiental y de flora y fauna; sino que fomenta fuertemente un tipo de turismo ecológico o sustentable; ayudando de manera directa a las comunidades de la zona.

Ruta Patrimonial

Con la finalidad de generar el auge necesario para convertir estos secretos de la naturaleza en un atractivo turístico es que se inauguró la Ruta Patrimonial de los Humedales de Chiloé. Con un diseño a cargo del Centro de Estudios y Conservación del Patrimonio Natural (CECPAN), los circuitos pusieron énfasis no solo en los sitios de interés naturales relacionados a los humedales, sino que en los servicios turísticos y el acceso a otros sitios de interés general.

La ruta, que recorre la Isla Grande y la isla de Quinchao, está compuesta por un circuito de tres tramos que permiten la visita a 7 de los 10 humedales costeros.
El primer tramo parte en Tenaún y termina en Dalcahue. El segundo recorre la isla Quinchao, iniciando el recorrido en Curaco de Vélez y finalmente el tercer tramo, conecta Dalcahue y Castro.

Esta entrada también está disponible en Inglés