Tormenta interrumpe en Chile la Patagonian Expedition Race

Intensas lluvias, que podrían dar paso a nevazones en el extremo sur del país, obligaron a suspender momentáneamente la prueba de resistencia.

wpermapa2011

Un rebelde sistema frontal obligó a detener la Wenger Patagonian Expedition Race, la carrera de aventuras más dura del planeta, que se inició hace una semana en el parque nacional Torres del Paine, en el extremo sur de Chile.

Las autoridades de la prueba, encabezadas por el geólogo chileno Stjepan Pavicic, decidieron detenerla en el punto de control 11, ubicado en el fiordo Obstrucción, luego de 315 kilómetros de trekking, escalada, kayak y mountain bike.

La competencia es liderada por los ingleses de Adidas Terrex Prunesco, seguidos de cerca por los estadounidenses de GearJunkie.com y Vanclause Adventure Evasions de Francia.

Estos 3 equipos ya arribaron al punto de control 11 y se encuentran a la espera de que mejoren las condiciones del tiempo, pero lejos de amainar la lluvia, el pronóstico meteorológico anuncia nevazones.

Los organizadores divisaron en su sobrevuelo a la zona al equipo Ad Natura–Karibu de Croacia en camino al 11. Los japoneses de East Wind, los daneses de Road Runners Adventure y Perdidos en el Turbal (de Estados Unidos e Inglaterra) fueron divisados en ruta al punto de control 10, ubicado en el mirador Fiordos, a 10 kilómetros del próximo hito.

Los responsables de la Wenger Patagonian Expedition Race, que es auspiciada por Fundación Imagen de Chile, evaluaban al cierre de esta nota la evolución meteorológica, además de la condición física y sicológica de los competidores.

El reglamento de la carrera permite realizar modificaciones en ciertos tramos donde el clima u otras condiciones excepcionales impidan continuar la competencia, lo cual se realizará en función de la seguridad de los competidores y en concordancia con las recomendaciones de la Armada de Chile, Conaf y Carabineros de Chile.