Torres del Paine y la Piojera son los destinos chilenos destacados por diario español

El diario El País los incluye dentro de diez destinos de Latinoamérica.

Torres del Paine
Imagen: Claudio Sepúlveda Geoffroy

Hace algunos días, el diario español El País elaboró la Guía del Viajero, en la que aparecen diferentes destinos turísticos de Latinoamérica de países tales como Argentina, Brasil y Uruguay. Chile aparece nombrado dos veces con las maravillosas Torres del Paine y con el tradicional bar La Piojera, que, por cierto, son parte de la identidad de Chile y destinos que hacen reconocible al país en el extranjero. Revisa acá éstos destinos y otros más que forman parte del encanto de Chile.

Torres del Paine: Las Torres del Paine se ubican en la Región de Magallanes y la Antártica Chilena y fueron establecidas como una unidad el 13 de mayo del año 1959. Se la conoce mundialmente por los macizos que la conforman, los que están compuestos por granito que fue modelado por la fuerza del hielo glacial. En cuanto a la flora del lugar, existen 274 especies de plantas que pertenecen a las clasificaciones de estepa patagónica, bosque magallánico y desierto andino, entre otros. Además del encanto natural que posee el área, también es posible apreciar la fauna protegida del lugar, tales como los ñandúes, las lechuzas, los pumas, los zorros colorados y diferentes clases de reptiles.

La Piojera: Este local es el reflejo de la cultura chilena en su máxima expresión. En el año 1916, don Carlos Benedetti Pini, oriundo de Italia, abre el Restorán Santiago Antiguo. Luego, en el año 1922, el presidente de entonces, Arturo Alessandri Palma, visitó el lugar e indignado lo llamó “piojera”, puesto que había muchos obreros disfrutando de la comida del restaurante. De esta anécdota que el nombre de “Piojera” surgió y luego se convirtió en oficial hace 30 años. Es un lugar plagado de historia, el que han visitado diferentes personajes, desde ex presidentes hasta gente común y corriente. Su gastronomía es típica de Chile y ofrece perniles, arrollados, carne asada y el famoso Terremoto, de pipeño, fernet o granadina y helado de piña.

Valle de la Luna: Este maravilloso paisaje del norte de Chile llama la atención por sus formaciones rocosas, sus dunas y por su semejanza con el planeta Marte, además de los paisajes aledaños como el Valle de la Muerte y la Cordillera de la Sal, junto con una espectacular vista de la Vía Láctea por la noche. Se encuentra a menos de dos kilómetros de San Pedro de Atacama, por lo que es rápido llegar hasta ahí desde esta localidad, pero también existe la oferta de tours que incluyen trekking y sandboard. Uno de los atractivos más destacados es presenciar el atardecer en la duna mayor de este valle, desde donde se aprecian mejor los juegos de colores y sombras que adornan el paisaje.

Isla de Pascua: Esta isla es conocida como el ombligo del mundo y, por esto mismo, la envuelve un aura de misterio fascinante. Es un Parque Nacional y fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Posee diferentes atractivos naturales: playas, como la de Ovahe o Anakena, volcanes y praderas para recorrer, flora y fauna que puede descubrirse buceando, cavernas y los majestuosos moais, que son uno de los atractivos más distintivos de la isla. Debido al aislamiento del sector con otras partes del mundo, se desarrolló una cultura rica en tradiciones, lenguaje, música, bailes, entre otros, los que viven hasta el día de hoy en cada uno de sus habitantes. La fiesta que conmemora todas estas tradiciones es la Tapati, la cual se lleva a cabo las primeras dos semanas de febrero y los pascuenses pintan sus cuerpos como sus ancestros, compiten en diferentes pruebas y eligen a su reina hasta el próximo festival.

Valparaíso: Este es el puerto más importante de Chile y data desde el año 1536. En sus cerros pueden verse infinidad de casas multicolor que bordean las serpenteantes calles de la ciudad, lo que hace de ella un laberinto lleno de callejuelas, escaleras interminables y miradores desde donde se puede ver Valparaíso y la bahía completos. Fue declarada Patrimonio Mundial por la Unesco en el año 2003 y uno de los imperdibles panoramas es el cierre de fin de año con un show de fuegos artificiales el 31 de Diciembre que dura 30 minutos.

Esta entrada también está disponible en Inglés