Tradiciones chilenas para el año nuevo

Comer lentejas y uvas, usar ropa amarilla o pasear con maletas por la calle son solo algunos de los ritos que los chilenos realizan cada Año Nuevo para atraer abundancia y buenas energías.

Andrés Aguiluz
Andrés Aguiluz

La celebración del 31 de diciembre es para los chilenos, al igual que para personas de todo el mundo, una de las fiestas más importantes del año. Para el cambio de año, miles de chilenos asisten a fiestas de diversos tipos o celebran en casas de amigos o familiares o simplemente festejan en la calle, muchas de las cuales son habilitadas especialmente para los festejos.

Tradicionalmente, la espera del Año Nuevo en un hogar chileno viene precedida por una abundante cena familiar, que por lo general incluye como plato fuerte un pavo relleno o algún otro tipo de carne, como pollo o cerdo. Los integrantes suelen vestir de forma especial para la ocasión, eligiendo sus mejores vestimentas.

Luego de la cena se hacen los preparativos para la cuenta regresiva, que se puede seguir desde la casa a través de la televisión o la radio. Otros se dirigen directamente a alguno de los cientos de espectáculos pirotécnicos que se realizan a lo largo de Chile para ver los fuegos artificiales que se lanzan a las 00:00 horas en punto, dando inicio oficial a las celebraciones.

Pero quizá lo más importante para muchos son los rituales realizados para comenzar de la mejor forma el año que viene. Las múltiples cábalas van desde utilizar ciertos colores en la vestimenta hasta dar paseos por la cuadra y si bien no son exclusivas de los chilenos, no hay habitante en Chile que no realice por lo menos uno de estos ritos. A continuación te contamos algunas de las más típicas cábalas de Año Nuevo y qué significan.

Una de las más extendidas prácticas durante las fiestas es la de comer lentejas, un plato de “buena suerte” por excelencia. Según la tradición, se debe comer una cucharada de ellas cuando el reloj indique el cambio de año y así el año que viene será uno de abundancia y prosperidad.

En la misma línea, se dice que comer 12 uvas, una por cada campanada del reloj a medianoche, ayudaría a cumplir todos los deseos y proyectos del nuevo año. Algunos incluso dicen que el sabor de cada una de las uvas, desde el dulce al amargo y el ácido, serían un reflejo de cada mes del año que se recibe.

Otra costumbre típica es la de utilizar ropa interior de color amarillo en la víspera de Año Nuevo. El amarillo reflejaría la energía vital, por lo que utilizar esta prenda permitiría comenzar el nuevo año con energías renovadas y llamar a la abundancia y prosperidad. Además, esta prenda se asociaría con la fertilidad y el amor para quienes están solteros.

Para quienes desean que el nuevo año llegue con múltiples viajes, las tradiciones vienen de la mano de las maletas. Hay quienes dicen que lo que hay que hacer es tomar una maleta, salir de casa y dar algunas vueltas por la cuadra. Otros prefieren subirse a una mesa con la valija y hay quienes deciden pararse en la puerta con ella. Todas estas cábalas buscan atraer las aventuras para el año que comienza.

Si bien se han mencionado ritos que atraerían la abundancia en general, hay también otros que ayudarían a un objetivo más específico: que no falte el dinero. Para ello, hay quienes guardan billetes en el zapato derecho o quienes optan por tenerlos en la mano al momento de recibir el nuevo año. También se dice que tener algunas monedas en la puerta de la casa atraería buenos momentos financieros.

Para atraer las buenas energías del año que viene y dejar que se vayan las malas del año que pasa, la recomendación es recibir la medianoche con ventanas y puertas abiertas. Así, las energías fluirían libremente por el hogar, permitiendo la limpieza y renovación. A esto hay quienes suman una jornada de aseo profundo en los días previos al Año Nuevo, para recibir lo nuevo con un hogar purificado.

Cuéntanos, ¿cuál es tu tradición preferida de Año Nuevo?

Esta entrada también está disponible en Inglés